ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Un niño sufre abusos de sus padres durante años para «evitar que fuera homosexual»

El padre se intentó justificar en el juicio a pesar de los hechos narrados
Los derechos de los niños y niñas protegen la vulnerabilidad de los menores. | Imagen de: Aaron Burden / Unsplash.

 

La infancia de Daniel transcurría de manera normal hasta que llegó a los 11 años. A esa edad y, mediante juegos sexuales enfermizos, su padre y madrastra lograron que Daniel perdiera la virginidad con ella. Su padre también se unía a esas prácticas que se convirtieron en colectivas. Durante el juicio, el padre argumentó que lo hizo con el objeto de: «tratar de guiarlo en la dirección correcta y no para ir al camino de ser gay».

Actualmente, Daniel tiene 36 años y ha salido del anonimato para contar lo que le pasó ante un juez. Las personas que convirtieron su infancia en un sueño roto fueron su padre, Richard, y su madrastra, Annette.

Los padres tenían 38 años cuando se iniciaron los abusos a Daniel, el cual tenía 11. La primera vez que abusaron del menor fue un domingo por la tarde. Aquel día, los tres jugaban a un juego de mesa y, como regla que aplicaron los padres, el que perdía debía quitarse la ropa. Cuando el juego finalizó, Daniel fue obligado a tocar los pechos y a besar a su madrastra, quien estaba desnuda, según informaciones de ‘Mirror’.

A través de varios juegos sexuales, consiguieron que Daniel perdiera la virginidad con su madrastra, Annette. Además, también se unía el padre. Si el niño intentaba oponerse o negarse, Richard no dudaba en golpearlo. «Mirábamos porno juntos en la cama y luego hacíamos tríos» relata.

Cuando Daniel tenía 16 años, su padre y su madrastra se separaron. Durante un tiempo pararon los abusos por parte de su padre, pero la situación no fue muy duradera. Daniel fue atacado por un pedófilo al que se dio captura más adelante.

 

El joven consiguió una grabación donde el padre reconocía los hechos

En una entrevista con un psicólogo infantil, Daniel relató por primera vez lo que había sucedido en su casa años atrás. Pero hasta 2015 no se atrevió a buscar ayuda en la justicia. Daniel consiguió un documento de sonido en el que el padre reconocía haber abusado de su hijo en el pasado. Fue entonces cuando los jueces prestaron atención a su caso.

En mayo de este año, 2018, se ha celebrado la vista para el juicio. El padre dijo que lo hizo «para tratar de guiarlo en la dirección correcta y no para ir al camino de ser gay, porque había algo así como tendencias para que fuera gay».

El juez fue contundente y claro al decir, al padre,  que «para tu propia gratificación sexual pervertida, iniciaste a este chico en un mundo mucho más allá de lo que jamás debió haber sido presentado en esos tiernos años».