Los secretos de Vallgorguina, el valle de las brujas de Barcelona

Alrededor de su dolmen hay leyendas de brujas, abducciones y licántropos
Los secretos de Vallgorguina, el valle de las brujas de Barcelona  | Arnald Pons

 

En España hay tierras marcadas por la brujería como Galicia, donde son famosas sus meigas, o el País Vasco, de donde procede la palabra aquelarre, la cual empleamos para hablar de reuniones de brujas. Sin embargo, pocas veces se pone en valor las historias de brujería que se han desarrollado en Cataluña, comunidad en la que la Inquisición mató más de 400 mujeres acusadas de hechicería, mientras que en el resto del país eran poco más de cien.

Dentro de esa Cataluña bruja, destaca Vallgorguina, el valle de las brujas. Se trata de un municipio de menos de mil habitantes en la comarca del Vallés Oriental, y desde tiempos remotos ha estado vinculado a este tipo de historias.

Conste que al hablar de brujas no hay que pensar en mujeres perversas que intentan hacer el mal para contentar al demonio; esa es la imagen que la Inquisición quiso transmitir, el de la bruja que ardía en la hoguera. Sin embargo, hablamos de mujeres que durante los siglos XIII, XIV, XV y también el XVI se reunían en el bosque para realizar cultos paganos, los cuales se realizaban desde tiempos remotos. Los mismos que, con el paso del tiempo, fueron sustituidos por el cristianismo.

 

Dolmen de Vallgorguina | ARCHIVO

 

El dolmen de Vallgorguina

De todos los puntos mágicos de Vallgorguina destaca el su dolmen, conocido como Petra Gentil, en el Parque Natural del Montnegre y el Corredor. Compuesto de siete megalitos verticales y uno horizontal, se dice que los alrededores de este monumento prehistórico hay una energía especial, que aporta una paz a quien se acerca a contemplarlo.

Los dólmenes no se sabe exactamente qué función tenían, por no tener orden ni concierto, pero sí estaban relacionado con enterramientos y zonas de cultos paganos. Así, no es de extrañar que las brujas comenzasen a reunirse a su alrededor. En sus rituales, se acompañaban de instrumentos como el flabiol y el tamboril y hacía un baile en corro, que muchos señalan como el origen de la sardana, el baile típico de Cataluña.

Se suele decir que las hechiceras saltaban sobre el dolmen y allí conseguirían elevarse y volar sobre él, lanzado desde allí tormentas que asolaban la zona, pero con una razón muy especial: que nadie viese sus acciones, en especial, cuando hacían procesos a otras brujas que no habrían cumplido las misiones que se les habrían encomendado. Y así, había un dicho de pescadores que, cuando veían llegar a las tormentas, comentaban que había juicio en Vallgorguina.

Los relatos más truculentos hablaban de que en la zona del dolmen, o sobre él mismo, las brujas copulaban con un macho cabrío, y las señalaban como enemigas de la religión cristiana. De hecho, no se tomaron bien la llegada de esta religión de origen asiático a la zona, y no querían que se construyese una iglesia. Los cristianos, para alejarlas, solían tocar las campanas del templo, que producía un sonido que las brujas no podrían soportar, y huían despavoridas.

 

Brujas más allá de la Edad Media

La zona de Vallgorguina no solo era frecuentado por brujas en el medievo; una vez acabó el franquismo, a finales de los años 70 se comenzaron a recuperar estas costumbres por grupos de neopaganos. Personas que dan culto a esos dioses antiguos, porque las creencias actuales no le aportan lo que buscan a nivel espiritual.

Por cierto, no olvidemos que en el parque Montnegre y el Corredor crecen numerosas especies de setas, esas que proporcionan viajes alucinógenos, las cuales en pequeñas dosis se usa en el chamanismo, y en los ritos paganos ya descritos también entraban ese tipo de sustancias.

 

La enigmática abducción de Xavier C

No solo se habla de casos de brujería en esta zona, también de otros fenómenos paranormales como la abducción alienígena. Y en concreto se suele contar el caso de Xavier C., un fotógrafo de origen andaluz afincado en Barcelona que con poco más de 20 años acudió con una de sus cámaras a la zona conocida como Parque del Corredor dispuesto a hacer un reportaje.

Según la investigación realizada por Antonio Ribera, Xavier fue abducido durante 24 horas y no recordó nada sobre qué había sido de él durante ese día, pero al revelar su cámara fotográfica se contempló dos fotos en la que había dos seres, una cara y una garra.

Nadie ha sido capaz de localizarlo, nadie ha tenido más datos de él, pero se dice que en una sesión de hipnosis regresiva él vio un par de seres luminosos, de color gris verdoso, que le acompañan en una especie de cueva (si bien en esa zona no hay cuevas, aunque sí una antigua mina) en la que le sacaron sangre. Igualmente, se menciona que cuando iba en el coche vio una imagen especular de sí mismo, como si lo hubiesen clonado durante el tiempo que estuvo sin recordar nada.

Esa falta de datos sólidos sobre la historia de Javier C. hace que muchos la den por falsa, y entre sus defensores están los que dicen que vivió una experiencia extraterretre… o quizá intraterrestre, con seres que habitan en civilizaciones debajo de la tierra.

 

Dolmen de Vallgorguina | ARCHIVO

 

Una zona de peculiares creencias 

Además de brujas y abducciones, en Vallgorguina se dice que en sus bosques existen elementales, unas criaturas mágicas de tradición griega que representarían los cuatro elementos: agua, tierra, fuego y aire. Se dice que, cual duendes traviesos, les gusta tomar lo que no es suyo, y que si visitas esos campos, mejor que te asegures de tener a buen recaudo tus pertenencias.

Igualmente se habla de gnomos, hadas, hombres salvajes, y hay quien apunta que el nombre de Vallgorguina estaría relacionado con las goges, las ninfas del agua, o las gorges, las hadas de las fuentes.

Y no olvidemos el “Hombre lobo de Vallgorguina” del que habló la prensa en el año 1979, y que habría arañado la puerta de numerosas viviendas de la localidad. Se le describió como un hombre lobo alto, fuerte, cubierto de pelo y de color blanco, al que más de uno salió a buscar para dar caza.

Comentarios