Un paparazzi llamó a los agentes que registraron el yate de Cristiano Ronaldo

Al parecer, se trata de una venganza, por un conflicto entre el fotógrafo y uno de los guardaespaldas del jugador
Cristiano Ronaldo y Geronia Rodríguez durante sus vacaciones | Cedida

 

Las vacaciones de Cristiano Ronaldo están siendo más movidas de lo que pensaba el astro portugués. La semana pasada, varios agentes armados de la Agencia Tributaria se presenciaron en el yate que alquiló en Formentera, desatando un verdadero tsunami de especulaciones al rededor del abordaje. Y no han sido pocos los que han asegurado que se trataba de una venganza de alguien muy cercano al futbolista. Según explica 'Informalia', Ronaldo se habría enterado de que el que llamó a los agentes fue alguien de un barco cercano. Generalmente, el jugador viaja con ocho guardaespaldas, algunos de ellos campeones de kárate, que muchas veces se acerca a embarcaciones de mirones o paparazzis, para evitar que le molesten. 


El problema es que esos guardaespaldas llegaron incluso a subir a varios barcos en busca de fotógrafos, y uno de ellos tuvo un serio enfrentamiento con ellos. Al parecer, y para vengarse del portugués, el paparazzi llamo a Aduanas para pedir que se comprobara que los papeles del barco estaban bien. Los agentes de la Agencia Tributaria le solicitaron ver el contrato de alquiler del yate, ya que suelen buscar propietarios que no pagan impuestos por el arrendamiento de sus embarcaciones de recreo. Y es que con este tipo de inspecciones sorpresa, se verifica la correcta aplicación del Impuesto de Matriculaciones y el pago del IVA.

 

Los agentes de Aduanas solicitaron, además, que un familiar cercano al futbolista documentara los movimientos que había realizado el barco desde que fue alquilado. Hay que decir que un yate no se puede arrendar por más de tres meses a la misma persona en el período de un año. Sin embargo, eso no el caso del delantero luso, que confirmó a los investigadores que entregará el yate a su propietario a finales de este mes. Desde luego, un suceso que el jugador portugués no olvidará fácilmente.