Las redes estallan contra la campaña del Gobierno sobre el consumo de drogas entre los jóvenes

Muchos usuarios coinciden en que el mensaje es claramente machista
Campaña contra las drogas del ministerio de Sanidad
Campaña contra las drogas del ministerio de Sanidad | Ministerio de Sanidad

 

Las campañas publicitarias del Ministerio de Sanidad y el Gobierno siempre causan impacto y son objeto de debate, y es que normalmente tienen un contenido explícito que no es del agrado de todo el mundo. Esta vez ha sido objeto de las críticas por una campaña sobre el consumo de drogas entre los jóvenes, mensajes publicitarios que aluden de forma directa a los padres con mensajes como «El 68,2% de los menores de edad han consumido alcohol en el último mes. Tras su consumo, se constata un mayor número de relaciones sexuales o no consentidas. Pero tranquila, seguro que tu hija no bebe».


Según algunos usuarios, hay al menos dos errores en este mensaje. El primero de ellos es que la campaña relaciona dos conceptos como el consumo de alcohol y las violaciones, aunque el contenido cambia en función del género. «Si eres chico, beber te hará ser violento. Si eres chica, beber puede hacer que te violen», apuntaba la portavoz de Podemos Irene Montero. El segundo error está en culpar a las madres y excluir a los padres del problema: «Pero tranquila, seguro que tu hija no bebe».

 

 

Los usuarios coinciden en que el mensaje es claramente machista y denuncian una campaña que, en su opinión, sale a la luz en un momento especialmente delicado, ya que en estos momentos se celebra el juicio por la violación de los Sanfermines en la Audiencia de Navarra. Varios colectivos feministas han denunciado que se está culpabilizando a la víctima de los hechos ya que el juez admite a trámite pruebas de la defensa, como una publicación en Instagram que la víctima colgó en la playa, horas después de la agresión.


Cultura de la violación

La denominada «cultura de la violación» está a la orden del día. Varias estrellas de Hollywood han denunciado casos de abusos sexuales por parte de hombres importantes en la industria. Esas denuncias también se han producido varios países europeos, entre ellos España. Expertas feministas señalan que la justificación de las agresiones según la ropa de las víctimas o su actitud es totalmente desacertado, y la solución empieza por destapar esa cultura de la violación.