Los nuevos radares van en las motos de la Guardia Civil de Tráfico

La DGT adquiere 60 nuevos radares para la Guardia Civil de Tráfico, que controlarán la velocidad de los vehículos que transitan por nuestras carreteras
Los nuevos radares han supuesto un coste de 860.000 euros a las arcas públicas
Los nuevos radares han supuesto un coste de 860.000 euros a las arcas públicas | Autopista.es

 

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha adquirido unos sesenta radares móviles, para que los motoristas de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil realicen controles de velocidad a los vehículos que circulan por las carreteras. Y puedan así denunciar a los conductores que excedan los límites de velocidad establecidos. 


Muy pronto entrarán en vigor

 

Los controles se llevarán a cabo desde puntos fijos con un trípode. Aunque la medida formaba parte del paquete presupuestario del año pasado, el cierre de presupuestos del Gobierno de Mariano Rajoy por aquel entonces, no hizo posible su puesta en marcha y es ahora cuando entrará en vigor.

 

Así lo anunciaba Gregorio Serrano, director general de Tráfico, en su cuenta personal de Twitter. «Invertimos 860.130 euros en la adquisición de radares láser portátiles para los motoristas de la Guardia Civil. 2016: 300 muertos por velocidad». Según recoge ‘El Mundo’, Serrano también confirmó que en 2018 se incrementará un 50 por ciento los controles antidroga, y que todas las patrullas motorizadas «llevarán detectores».

 


Capaces de captar velocidades de hasta 250 km/h

 

Los radares se han comprado a Saima Seguridad y son capaces de captar velocidades de hasta 250 km/h a una distancia de quince a 50 metros en dos carriles de carretera y con temperaturas de 0 a 50ºC. Los cinemómetros poseen baterías con un mínimo de cinco horas de funcionamiento y los mismos equipos tienen que contar con trípodes con soporte y funda, ordenadores portátiles o tablets para les gestión de infracciones, soportes magnéticos y instrucciones de funcionamiento y de mantenimiento.

 

Con estos nuevos radares, la Guardia Civil de Tráfico espera reducir los siniestros por exceso de velocidad, que es la causa principal de muertes en accidentes de tráfico en las carreteras españolas.