ALERTA QUÍMICA

🔥 Evacuaciones y 4 poblaciones confinadas por el incendio de una fábrica de disolventes en Barcelona

URGENTE

⚖️ Proponen el segundo grado para los presos del 1-O

Miniluna en Australia: sorpresa por una rara bola de fuego

El objeto cayó hace cerca de 3 años y su llegada a la Tierra no entraría dentro de la normalidad
Imagen representativa de un asteroide acercándose a la Tierra | PixaBay

 

Sorpresa entre la comunidad científica por un evento astronómico que tuvo lugar hace tiempo en Australia y que no es muy habitual. Se trata de una miniluna que cayó en forma de gran bola de fuego del cielo hace unos tres años. Así lo señalan investigadores de la Universidad de Curtin, descubridores de un fenómeno muy raro de ver.

Concretamente, esta enorme roca era un orbitador capturado temporalmente (TCO) que, al llegar a la Tierra, se queda en forma de satélite alrededor del planeta, como si fuera una Luna, razón por a estos elementos se les conoce con el nombre de minilunas. La mayoría de estos objetos acaban abandonando la gravedad de la Tierra y se pierden por el espacio, pero en este caso la roca chocó contra la atmósfera y provocó una gran bola de fuego en el cielo de Australia.

Una red de cámaras hizo el descubrimiento

El descubrimiento fue posible gracias a la red de cámaras de búsqueda de asteroides conocida con el nombre de ‘Desert Fireball Network’. El 22 de agosto de 2016, los objetivos captaron esta bola de fuego en Australia. En una publicación en la revista ‘The Astronomical Journal’, los científicos que han hecho el hallazgo explican que los datos recogidos de la velocidad de la roca revelan que se trataba de una miniluna fallida que estaba orbitando la Tierra desde hacía tiempo. Una teoría que es un 95% probable.

Los investigadores sugieren que es probable que se encuentren más objetos de este tipo en los próximos años a medida que aumente el interés en ellos, ya que representan una oportunidad para capturar un objeto espacial en su estado nativo. Estudios internacionales anteriores ya contemplaban la posibilidad de que la Tierra tuviera más de una Luna, aunque todas ellas son de tamaño pequeño.