El Gobierno concede seis indultos a condenados por corrupción evitando su entrada a prisión

Además, no ha explicado su decisión, cosa que le ha reprochado el Supremo

 

El ministro de Justicia, Rafael Catalá
El ministro de Justicia, Rafael Catalá | Europa Press

 

Como informa ‘Publico’, el BOE de este miércoles ha presentado los 11 primeros indultos de todo el 2017. Estos 11 indultos han sido concedidos a acusados de delitos diversos: tres por delitos contra la salud pública, uno por lesiones, y seis por prevaricación continuada. Como recoge el citado medio, los seis casos han sido para indultar a funcionarios y un concejal que estaban implicados en la trama de las horas extra del Ayuntamiento de Rota, donde se pagó durante varios años a un funcionario por una serie de trabajos que tendrían que haber sido adjudicados vía contrato por el Consistorio. En este caso hubo principalmente una condena por dos motivos: por un lado se cedió un contrato a un funcionario, cosa completamente ilegal, y por otro, se hizo en forma de horas extra, que cuanto menos es una forma bastante irregular.


Con este indulto se rebajan las penas de todos aquellos que contaban con penas de prisión superiores a los dos años, razón por la cual, si el juez lo conviene así, podría librarles de la cárcel, aún antes de que estos entren. Este indulto, no solo implica una reducción significativa de sus condenas, sino que, además, cambia la naturaleza de las mismas: convierte, entonces, una inhabilitación por una suspensión temporal, gracias a la cual podrán mantener sus puestos de trabajo y su condición de funcionarios. Estos seis indultos se han concedido a Ismael Puyana Román, exconcejal de fiestas y personal; la funcionaria Manuela Serrano; el director técnico del ayuntamiento José Manuel Caballero; el funcionario Manuel García; el delegado de personal Francisco Arjona; y el interventor Miguel Fuentes. Huelga decir que el Gobierno no ha dado ninguna explicación sobre las razones o criterios tras esta ronda de indultos, y que el Tribunal Supremo le ha reprendido por ello.