ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

'La chica de la curva': En qué lugares de España se ve este fantasma

Barcelona, Majadahonda o Santa Pola son algunos de los lugares donde aparece
La chica de la curva | España Diario

 

Seguro que alguna vez has oído a alguien hablar de la leyenda conocida como 'la chica de la curva', a veces también conocida como 'la autoestopista fantasma', y que, por lo general, le ocurrió al amigo de un amigo con el que jamás podremos contactar por más que lo intentemos.

Se trata de un fenómeno recurrente en muchas partes del mundo, que cuenta cómo una chica hizo autoestop en alguna zona poco transitada y oscura. Alguien (un conductor, una pareja) la recoge, y en determinado momento del trayecto, señalaría que se tenga precaución al volante porque ella se mató en esa curva.

A veces, la historia termina con la chica llegando a una vivienda, a la que el conductor regresa al día siguiente para entregar algún objeto personal que se olvidó, como la cartera o una prenda de ropa, y allí descubrirá que su pasajera murió en la carretera tiempo atrás.

 

El fantasma de la chica de la curva entronca con otras leyendas fantasmales, como la de la 'dama blanca', una mujer que vive atrapada entre el mundo de los vivos y de los muertos. La mujer, a veces, no advierte que ella se matase en un punto determinado, simplemente grita y se esfuma; todo depende de aquella persona que te cuente su aventura, y que normalmente añade algún dato que a él no le contaron, aunque esté seguro de que sí.

El folclorista Jan Harold Brunvand apunta que ya en escritos de la década de 1940 se hablaba de esta leyenda urbana. En su libro ‘El fabuloso mundo de las leyendas urbanas’ cuenta cómo en Pensilvania, Estados Unidos, la leyenda suele concluir con el conductor yendo a la policía a contar que la chica que recogió en la carretera se había esfumado como si nada, y el agente que le atiende le cuenta que es la sexta persona en presentar una denuncia por el mismo suceso.

Antecedentes a esta leyenda los encontramos incluso en la Biblia; el apóstol Felipe fue recogido por un etíope, al que bautizó, y después de convertirlo al cristianismo, desapareció. También durante siglos se relataron historias similares con carruajes de caballos. Conste que no tiene que siempre ser una mujer: en Estados Unidos también hay lugares en los que el fantasma se identifica con un hombre alto, de pelo negro, y vestido con un largo abrigo.

En España, hay muchos lugares en los que se aparece esta supuesta chica de la curva, y por ello, vamos a repasar algunos de estos enclaves y cuáles son sus principales características.

 

'La chica de la curva': En qué lugares de España se ve este fantasma | España Diario

 

La chica de la curva de Icíar

En los años 80, en Zarauz, Guipúzcoa, se dice que una mujer murió en accidente de tráfico. Desde entonces, su espíritu se aparecería, como si fuese un alma en pena, en la misma zona en la que vivió sus últimos minutos. Se dice que esta chica de la curva se subió en el vehículo de un matrimonio, y recorrió con ellos un par de kilómetros. A continuación, pegó un grito de terror y desapareció. A veces se dice que la chica sí hablaba, y pedía precaución en la siguiente curva, que es donde ella se mató.

Como curiosidad, en 1993, el programa de Antena 3 ‘En los límites de la realidad’ el periodista Andrés Aberasturi anunció que emitiría un reportaje centrado en esta historia vasca. Sin embargo, esa pieza no vio la luz por autocensura, ya que, como explicaría una semana después, aquello «podía herir la susceptibilidad de una determinada gente, porque no fue como los datos oficiales que teníamos nosotros, la realidad no era así».

 

La rociera chica de la curva

Como hemos señalado anteriormente, muchas veces la aparición de este tipo de espectro tiene como fin señalar el camino a los vivos para que puedan llegar a su destino sin daño alguno. En Sanlúcar La Mayor (Sevilla) hubo a inicios de la década de 1960 un accidente de tráfico en el que murieron más de medio centenar de pasajeros de un autobús. En 1973, otras ocho víctimas murieron en ese mismo punto negro de las carreteras.

En ese punto de la A-472, que une Sevilla y Huelva, más de uno ha dicho ver a una joven autoestopista que advierte a los conductores que tengan precaución al volante, pues es una zona donde es fácil tener accidentes. Y a continuación, desaparece.

 

La chica de la curva: En qué lugares de España se ve este fantasma | España Diario

 

La chica de la curva de Santa Pola

En Alicante, en la carretera N-332, en su tramo de Guardamar hasta Alicante a su paso por Santa Pola, se suele aparecer otra de estas fantasmas, que camina desorientada por el arcén. Su presencia se vuelve más aterradora por ser una carretera estrecha, con un carril en cada dirección. En su libro ‘Guía de la España misteriosa’ de Pedro Amorós (de la Sociedad Española de Investigaciones Parapsicológicas (SEIP)- cuenta que va vestida con ropa similar a un camisón, y que sus cabellos son blanquecinos.

 

Eloísa, la chica de la curva de Majadahonda

Es, sin duda, la autoestopista fantasma más famosa de España, y su historia fue recogida ya en el programa ‘Más allá’ de Televisión Española en el lejano 1976. Su aparición tendría lugar en un tramo hoy integrado en la M-503. Entonces se describió a esta visitante paranormal como una chica de unos 22 años de pelo castaño, vestida con un pantalón de color claro y un jersey verde.

La chica hacía dedo para ir a Madrid cuando un grupo de amigos la recogió a las ocho de la mañana (algo poco habitual, ya que las apariciones de este tipo de fantasmas se suele narrar al caer la noche). Una vez más, advertiría a conductor y pasajeros de la peligrosidad de una curva próxima, y la siguiente vez que se dieron la vuelta para verla, la joven había desaparecido. Habitualmente se atribuye el nombre de Eloísa a esta aparición.

 

 

La chica de la curva de Garraf

En Barcelona, la leyenda de la chica de la curva está arraigada en las Costas del Garraf, que antaño tenía la única carretera que unía Barcelona con Sitges. Se cuenta que una joven pide que la lleven en coche y en una curva peligrosa pide precaución, pues allí es donde ella se mató en un accidente, y que su misión es advertir a los conductores para que esto no vuelva a ocurrir.