La alocada moda de los zapatos desparejados que no ha gustado nada a los clientes de Zara

Se diseñaron varios modelos de calzado con un pie de cada color pero no se han agotado ninguno de los números a pesar de que llevan tiempo en el mercado
 

Una publicación compartida de Aimee Song (@songofstyle) el

 

Actualmente, aunque no lo reconozcamos o nuestros gustos no nos lo permitan, cada vez estamos más concienciados y acostumbrados con las nuevas tendencias y modas efímeras que van pasando por nuestros ojos. Por muy alocadas o extravagantes que parezcan algunas, siempre acaban llevándose la atención de las firmas de moda. Posiblemente una de las más extrañas los últimos meses ha sido la osada propuesta ir con los zapatos desparejados.

 

Una de las primeras firmas en realizar este tipo de diseños fue la francesa Céline, que lazó unas sandalias de tiras iguales en la forma pero completamente distintas en color, el derecho era negro y el izquierdo era blanco. Más adelante se sumaron otras firmas para crear sus propias versiones, una de las más conocidas en España y en todo el mundo también lo ha hecho y en una versión ‘low-cost’.

 


Mule tacón geométrico bicolor de Zara por 55,95 euros
Mule tacón geométrico bicolor de Zara por 55,95 euros | Zara

 

Inditex no podía quedarse atrás

Como no podía ser de otra forma, en Zara también se sumaron a esta extraña moda, y se diseñaron unos zapatos de tacón destalonados con puntera desparejados en cuanto al color, uno era negro y el otro blanco. Estos tienen un precio de 55,95 euros. Sin embargo, la cosa no acabó aquí, y los diseñadores de Amancio Ortega apostaron por unos botines que también jugaban con este bicolor. Eran mitad negros mitad beige, y al andar, se creaba el mismo efecto de llevar zapatos de diferente color. Estos últimos cuestan 35,95 euros.

 

Botín tacón bicolor de Zara por 35,95 euros
Botín tacón bicolor de Zara por 35,95 euros | Zara

 

Un diseño que no ha acabado de gustar

Parece ser que por muy de moda que se pusieran o famosas que lo llevaran, esta tendencia efímera no acabó de gustar a los clientes de Zara. A pesar de que se pusieron al mercado hace ya bastante tiempo, en ninguno de los dos modelos se ha llegado a agotar ni un solo número de calzado, a diferencia de lo que sucede habitualmente con otros diseños también poco convencionales, que acaban siendo éxitos de ventas.