ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Cómo reclamar el impuesto pagado en la firma de tu hipoteca

Después de la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a los bancos a asumir este gasto hipotecario, existen diferentes vías para intentar recuperar el dinero
Los bancos tendrán que asumir el pago del impuesto de las hipotecas | Cedida

 

 Las personas que tuvieron que pagar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados cuando firmaron con el banco su hipoteca, tienen ahora la oportunidad de recuperar ese dinero, gracias a una sentencia del Supremo que obliga a las entidades a hacerse cargo del mismo.

Existen diferentes vías para poder reclamar el retorno de este gasto que los tribunales han considerado ilegal: 

Dirigirse a la propia oficina bancaria 

El primer paso que debería realizar cualquier persona que se pueda beneficiar de esta sentencia es una reclamación formal al banco con el que firmo su préstamo hipotecario. Es cierto que existe la posibilidad, que la entidad no conteste o deniegue la solicitud.

En este caso, se podría optar por llevar el caso al Banco de España, pero las resoluciones de este no suelen ser vinculantes. Se podría esperar, que como paso con las cláusulas suelo, el gobierno decida establecer sistema de arbitraje especial si existen un gran número de reclamaciones, aunque el éxito de este fue escaso.

Llevar el caso por la vía judicial

El paso más lógico seria optar por la vía judicial, sobre todo, porque como ya hicieran con el resto de gastos hipotecarios, los bancos se negarán a devolver estas cantidades si no se ven obligados a hacerlo.

Para llevar a cabo la reclamación por esta vía, será necesario interponer una demanda en los juzgados provinciales que ya están tratando las cláusulas bancarias abusivas. Los usuarios pueden contactar con un bufete de abogados o con las asociaciones de consumidores como la OCU o ADICAE para dar este paso.   

Reclamar a través de Hacienda

Aquellos que hubieran firmado su hipoteca en los últimos cuatro años, los que no están prescritos fiscalmente, podrían solicitar a Hacienda la devolución de este impuesto, más intereses de demora. Así evitarían un proceso más largo en los tribunales, que aún se podría demorar más si los bancos interponen recursos.  

El Tribunal Supremo obligará a los bancos a pagar el impuesto de las hipotecas

El Tribunal Supremo ha dado una nueva alegría a los usuarios en su lucha para reclamar los gastos abusivos en la firma de un préstamo hipotecario.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo ha determinado que tienen que ser los bancos los que asuman el pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD) cuando se firma una hipoteca.

Los miembros del Alto Tribunal consideran que el sujeto pasivo de este impuesto no es el prestatario, es decir el usuario que pide la hipoteca, sino la entidad que la otorga.

Consideran probado que los únicos interesados en elevar a escritura pública los contratos hipotecarios son los bancos, ya que así tienen una prueba notarial que les permita ejecutar la hipoteca si se produce el impago de la misma.

El alto tribunal corrige su jurisprudencia anterior

Con esta decisión, los tres magistrados de la sección segunda de este tribunal Jesús Escudero, Dimitry Berberoff y Nicolás Maurandi modifican, aunque con el voto particular discordante de este último, la jurisprudencia anterior al respecto. 

Anulan así un artículo del texto refundido de la ley del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) y Actos Jurídicos Documentados (AJD).

 

Imagen de archivo del Tribunal Supremo | Cedida

 

Concretamente, han considerado dejar sin vigencia el artículo 68.2 de este reglamento, aprobado por Real Decreto 828/1995, de 25 de mayo. En este, se establecía que eran los prestatarios quienes se tenían que hacer cago del pago del impuesto. Los jueces concluyen en su acto que esta parte del articulado era contraria a la ley.  

Un impuesto que podía llegar a un 1,5% según la comunidad

El Impuesto de Actos Jurídicos Documentados grava todo tipo de documentos notariales o mercantiles, entre los que se encuentran las hipotecas. El importe a pagar se estable sobre un porcentaje del importe prestado por el banco a los solicitantes.

Es un impuesto que recaudan directamente las comunidades autónomas, cuyo tipo porcentual llega a ser de un máximo de un 1,5%.

Hasta este era el gasto hipotecario más elevado que se tenía que pagar cuando se firmaba una hipoteca. Los compradores de, por ejemplo, una vivienda de unos 200.000 euros se pueden ahorrar así un gasto extra que puede llegar a los 3.000 euros, según donde resida.