ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Alertan sobre 'El timo de la llamada perdida'

Números de móvil larguísimos son estafas que nos desvían a una tarificación especial

 

Chica contestando llamada | Seguritas

 

A todos nos ha pasado encontrarnos en el teléfono móvil una llamada perdida de un número del cual ignorábamos su procedencia. Aunque, lo normal sería devolver la llamada para averiguar quién se ha intentado poner en contacto con nosotros, ahora este gesto nos puede salir muy caro.

Hay que estar muy alerta porque los estafadores no descansan y buscan nuevas maneras de timar a los ciudadanos, en concreto, a los usuarios de teléfonos móviles que pueden ser víctimas de la estafa conocida como ‘El timo de la llamada perdida’.

 

Imagen de archivo de un teléfono | Ipatizate

 

¿Cuál es su modus operandi?

El usuario recibe en su móvil una llamada perdida, con un solo tono, por lo que no le da tiempo a cogerla. Las llamadas tienen los siguientes prefijos: 355 (Albania), 255 (Costa de Ivori), 233 (Ghana) ó 234 (Nigeria).

Entonces el usuario siente el impulso de devolver la llamada para ver quién era, y es cuando se produce la estafa, ya que le cobraran una tarifa especial muy elevada, de la cual es estafador se lleva una parte. «No devuelvas esa llamada o te facturaran carísimo», alerta la policía.

La Guardia Civil ha emitido un tuit en el que se lee claramente lo que califican como ‘El timo de la llamada perdida’ y donde alertan de una serie de prefijos desde los que podríamos recibir este tipo de llamadas.

  

Una estafa que azotó especialmente a  Lepe

En Lepe, Huelva, fueron objeto de este timo de manera constante. En aquel entonces los vecinos denunciaron que se encontraban con «llamadas perdidas de números largos precedidos por el símbolo +».

El modus operandi de aquella estafa es igual a la actual. El teléfono, que no puede reconocerse como un móvil o un fijo, tiene un conjunto de números que empiezan por +2, y son números más largos de lo habitual. Como ocurre en el timo anterior, el engaño llega cuando el usuario devuelve la llamada a ese número, puesto que se le deriva a un número de tarificación especial.

El Policía Local de Lepe, Juan Pernil explica que «el establecimiento de la llamada cuesta entre cuatro y cinco euros y, a partir, de ahí, la llamada pasa a costar 1,20 euros por minuto». En este caso las llamadas también provenían de sitios remotos como Argelia o Rumania.