Radares en cascada: el nuevo método para controlar la velocidad de los conductores

Se trata de colocar en la misma carretera un radar fijo y más adelante, de forma inesperada para el conductor, uno móvil
Los radares son cada vez menos efectivos al saber los usuarios donde están situados   | Cedida

 

Los radares fijos son una buena herramienta para hacer aminorar la marcha a los conductores que exceden los límites de velocidad, sin embargo, en muchas ocasiones lo hacen solo durante los metros en los que su vehículo está al alcance del aparato.

Son muchos los que, a sabiendas de dónde se encuentra el radar -ya sea por un cartel o porque conocen la zona- adaptan su velocidad a la permitida justo antes del radar, pero vuelven a subirla nada más dejarlo atrás.

Pues bien, ahora, una nueva técnica para colocar estos elementos en las vías podría acabar con esta práctica: se trata de los ‘radares en cascada’.

Los radares en cascada son la unión de un radar fijo y otro móvil

Hay que mencionar que no se trata de un nuevo radar ni nada parecido, simplemente es la unión de un radar fijo y uno móvil. La solución que se ha encontrado para la mencionada práctica es colocar un radar fijo y metros más adelante poner otro, pero en este caso móvil, lo que quiere decir que puede aparecer en cualquier momento.

La idea es muy simple, si el conductor excede la velocidad permitida y la disminuye únicamente para pasar el radar, es posible que poco más adelante se encuentre, de forma inesperada, un radar móvil y acabe siendo multado de todas formas.

Se trata de una técnica que ya ha aplicado la Policía Foral de Navarra durante la pasada Semana Santa de forma experimental, según ‘Navarra.com’. Lo que se busca con ello es pillar a los conductores que excedan el límite de velocidad permitido, aunque aminoren la marcha cuando se encuentran con un radar.

Los conductores se encontraran primero con un radar fijo y después con el móvil | Europa Press

 

Lo que sucederá, en caso de que estos conductores se encuentren con los ‘radares en cascada’, es que al ver el fijo se aminore la marcha y se vuelva a subir de velocidad al pasarlo. Sin embargo, pocos metros después aparecerá el radar móvil y el conductor, que ya circulará a la velocidad anterior, será multado por este último.

Se busca concienciar para reducir accidentes

Lo que se pretende con esta nueva medida es evitar más accidentes de tráfico y dejar claro a los usuarios que circular por encima de los límites de velocidad no es una opción. Por el momento, se trata de algo que únicamente se ha aplicado en Navarra y fue puesto en marcha a petición del fiscal de Seguridad Vial de la comunidad, según explica ‘Navarra.com’.

La Dirección General de Tráfico no se ha pronunciado al respecto, por lo que todavía no se sabe si se trata de una medida que se ha llevado acabo de forma puntual o si es una prueba para acabar aplicándola a todo el país. Quizá dentro de no demasiado nos encontremos con los ‘radares en cascada’ en todas las carreteras españolas.