ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

La DGT estudia reducir la velocidad de 50 a 30 km/h en las ciudades de toda España

Las medidas que plantea la DGT ya se han implantado desde hace varias décadas en algunos países influyentes del mundo entero y planea que se instaurare en España en 2019
La DGT quiere sustituir las señales de 50 km/h por la de 30 en las vías de un sentido en las ciudades | Cedida

 

La DGT, con Pere Navarro Olivella al frente, siguen estudiando cómo reducir la mortalidad en las vías tanto de ciudad como exteriores. La velocidad en vías secundarias bajará de 100 km/h a 90 km/h a partir del 2 de enero de 2019 y, ahora, también estudian reducir la velocidad en vías de ciudad de 50 km/h a 30 km/h.

Esta medida tiene como principal objetivo salvaguardar la vida de personas que circulan por las vías como ciclistas, peatones y ciclomotores. En Madrid, la cifra de peatones y personas atropelladas representa casi la mitad de las muertes este año. Con lo que la reducción del límite de velocidad es muy probable que se vea implantada en vías de un solo sentido.

La capital del país ya implantó esta restricción en el 80% de sus calles, lo que ha provocado una gran agitación. De hecho, ha sido recurrida al Tribunal Supremo a través de colectivos como DVuelta. Por el contrario, Pere Navarro ha alabado este tipo de ordenanzas en ciudades como Madrid, Barcelona o Bilbao. Según Navarro, «no parece que tenga ningún sentido que en vías de un solo carril y dirección se pueda ir a 50 km/h».

 

Esta medida ya se ha tomado en países influyentes

Luís Montoro, catedrático de Seguridad Vial en la UV (Universidad de Valencia) y presidente de la Fundación Española para la Seguridad Vial (FESVIAL) ha elogiado dicha medida. Para Montoro «tiene mucha historia y lleva implantada más de 35 años en Holanda y Dinamarca, también en Noruega, Alemania, Francia, Inglaterra, Bélgica y Australia».

Sería bueno, según Montoro, que el nuevo Reglamento de Circulación que está ultimando la DGT tuviera esta medida para los conductores y su coexistencia pacífica con usuarios de otros vehículos y transeúntes.

 

La DGT intentará mejorar la convivencia entre diferentes usuarios en las vías | España Diario

 

«Los grandes criterios los debe fijar la DGT y dejar solo un pequeño grado de libertad para adaptarlos a las ordenanzas municipales», según Montoro. Además, alega que el cartel de limitación a 30 km/h debe colocarse en vías conforme a «criterios objetivos, lo más similares posibles entre municipios para que no parezca un capricho de cada ciudad. Las calles de un solo carril, o aquellas con muchos peatones o ciclistas» deben de ser prioritarias.

Según sus estudios, el riesgo de atropellos a 30 km/h es 9 veces menor que a 50. Para ellos, este dato es fundamental, pues su principal objetivo, como ya hemos dicho anteriormente, es la reducción de la tasa de siniestralidad en la vías. «La reducción global de la siniestralidad oscila entre un 15 y un 30%» argumenta Montoro.

Cabe destacar que esta medida traerá otras ventajas como, por ejemplo, la reducción del ruido, de contaminación y la mejora en la coexistencia de vehículos a motor y vehículos como bicicletas o los propios viandantes.

 

Las señales de limitación a partir de 2019

Ya se ha tomado la decisión de que en vías convencionales se reduzca la velocidad máxima permitida de 90 a 100 km/h. Esta medida debe suponer un descenso del 10% de la mortalidad en dichas vías. Esta medida tomará efectos legales a partir del 2 de enero del año próximo, aunque la aplicación de multas no vaya a ser a partir de ese día, sino un poco más tarde.

 

Pere Navarro espera reducir la tasa de siniestralidad a través de estas medidas | cedida

 

Tramitar por Decreto de Ley ambos reglamentos es otra de las determinaciones de la DGT. Con lo que, dichos reglamentos tendrán en cuenta el reglamento de circulación, el cual afecta a la limitación de velocidad, como también al de vehículos, como puedan ser patinetes eléctricos, bicicletas de pedaleo asistido.

Si se corrobora, el Gobierno daría el pertinente aprobado a estas modificaciones mediante un decreto, sin aguardar su convalidación en el Congreso.