Las feas trampas de un colaborador de Sálvame para mantener su silla

Lydia Lozano está muy dolida por los ataques de su compañero

Antonio Montero y Lydia Lozano discutiendo en 'Sálvame'
Antonio Montero no cuenta con una silla fija en el programa   | Telecinco

La semana pasada a Lydia Lozano le cayeron golpes por todas partes, en el trabajo de algunos compañeros de profesión por desacreditarla y dejarla a la altura del betún.

Una de las voces más significadas de este boicot es la del periodista Antonio Montero, compañero de Lydia en 'Sálvame' y hasta hace dos semanas, amigo personal de la colaboradora. Montero, que ha multiplicado sus apariciones en el programa gracias a los datos que aportaba en contra de Lydia, ha ido recaudando todo tipo de testimonios y chascarrillos que han servido para poner en el ojo del huracán a la canaria.

Ahora, una vez ha pasado la guerra con la periodista, su programa ha querido analizar las jugadas de Montero. Gracias a compañeros del fotógrafo, se ha podido saber que Montero contaba que actuaba con esta crueldad para mantener su silla en el programa de las sobremesas, sabiendo aún así, que esto le comportaría perder al favor de Lozano y de muchos de sus compañeros de formato que han defendido a Lydia de las desgarradoras críticas del fotógrafo.

Sin silla fija

Otros compañeros suyos, también venidos del desaparecido 'Dónde estás corazón' han logrado silla fija en 'Sálvame'. Algunos por méritos profesionales como María Patiño y Gema López que presentan ocasionalmente el programa o bien, por méritos personales, Gustavo González por su desamores o Chelo G. Cortés por sus idas y venidas con Isabel Pantoja

Montero no forma parte de ninguno de los dos bandos. Sus apariciones televisivas no calan y su vida personal es prácticamente inexistente en televisión, más allá de saber que és o ha sido marido de la también periodista Marisa Martín Blázquez.


Comentarios

envía el comentario