Andrea Janeiro, preocupada, mueve ficha tras lo que Miguel ha visto de Belén

La joven no duda en estar al lado de su madre

Andrea Janeiro con su madre Belén Esteban el día que cumplió 18 años, el 20 de julio de 2017
Andrea Janeiro preocupada por su madre | España Diario

Este pasado jueves, 5 de marzo, después de muchas batallas judiciales y pasos, Toño Sanchís se veía en la necesidad de dejar su casa tras haber sido adquirida por Belén Esteban en subasta pública como parte de una ardua guerra en los tribunales por la importante deuda que aquel tenía con su ex representada.

La Guardia Civil y personas de confianza de la colaboradora de 'Sálvame' accedían a la mencionada vivienda para cerciorarse de que estaba desalojada y también para descubrir el estado en el que se encontraba.

Dada la importancia de tal hecho, después de mucho tiempo de sufrimiento por parte de 'la princesa del pueblo', esta no dudó en hablar del tema en el mencionado programa donde colabora. Así, expuso que «todavía quedan muchas cosas (…) esto sigue. Me falta dinero que cobrar y voy a ir hasta el final. Él pensaba que no iba a hacer esto».

De la misma manera, Belén subrayó que la vivienda que era de Toño y ahora es suya está «destrozada, sucia y con múltiples desperfectos, pero no pasa nada. La casa se arregla y se quitan las cacas del perro».

Esteban se emociona

Belén Esteban llorando en 'Sálvame' al hablar del desalojo de la casa de Toño Sanchís
Belén Esteban no pudo evitar emocionarse por el paso que ha conseguido | Telecinco

En la entrevista que ha concedido a 'Sálvame', la colaboradora no ha podido evitar emocionarse por todo lo que había supuesto llegar hasta ese punto. Una emoción que fue vista por televisión por su marido, Miguel Marcos, y que ha llegado a oídos de su hija, Andrea Janeiro, que se ha preocupado y no ha dudado en ponerse en contacto con su madre, al parecer, para dejarle claro su apoyo incondicional.

Sin poder evitar las lágrimas, Belén ha querido dirigirse a su esposo para decir que «Tengo que dar las gracias a mi marido, Miguel, porque él y yo sabemos lo que hemos pasado. Me ha aguantado, hemos tenido reuniones, hemos tenido que pagar mucho y él siempre ha estado a mi lado. No ha sido fácil. No os imagináis las piedras que ese señor ha puesto en el camino».

Asimismo, también ha tenido palabras para su madre, Carmen, a la que le dijo: «Mamá, ya se ha acabado. Seguimos, pero ya se ha acabado. ¡Te quiero!».


Comentarios

envía el comentario