ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

El Gobierno pretende aplicar una nueva ley de educación

Pedro Sánchez y su equipo trabajan para reemplazar la actual ley en educación
Una alumna realizando una prueba | EspañaDiario

 

El PSOE está dispuesto a proponer una nueva ley de educación con el objetivo de reducir el fracaso escolar. Para ello, plantea que sea competencia de los propios centros educativos «organizar y adoptar medidas educativas ordinarias previas a la repetición».

Con lo que, la toma de decisiones de las propuestas para llevar a cabo esas medidas ordinarias las decidirán la junta de evaluación.

Así, los alumnos que deberían repetir, de manera excepcional, podrán seguir avanzando mediante un plan personalizado. 

Pretenden, además, prestar la atención necesaria a las escuelas rurales y, de esta manera, reducir el fracaso escolar lo que, a la postre, conlleva al abandono.

Una de las innovaciones que se intenta instaurar es el hecho de que existan varios modelos de exámenes para la misma prueba. Esta novedad recaerá siempre sobre la figura del profesor.

«Dar más capacidad de decisión al equipo docente en la valoración de la promoción de curso en la E.S.O. (Educación Secundaria Obligatoria» es lo que se propone en el borrador en el que trabaja el Gobierno.

 

Imagen de archivo de una aula de escuela. | Españadiario

 

Otra de las novedades que se ve con buenos ojos es la eliminación de las recuperaciones de evaluación de final de etapa académica, esto es, Primaria, E.S.O. y Bachillerato y se propone volver a las «pruebas de acceso a la universidad desvinculadas y posteriores a la obtención del título de Bachillerato».   

Para poder llevar a cabo un seguimiento más exhaustivo, el Gobierno quiere transformar las evaluaciones de 6º de Primaria y de 4º de E.S.O. en «muestrales y plurianuales».

Aunque las conclusiones obtenidas de dichas evaluaciones no podrán ser utilizadas, en ningún caso, como notas académicas con las que poder juzgar el rendimiento de un alumno.

En cuanto a los centros concertados, se pretende eliminar la disposición a «una demanda social» para tener acceso a una educación privada con subvención. De esta manera se impulsará el principio de no discriminación por género. 

Con lo que se pretende dar prioridad a la concesión de conciertos con aquellos centros que se fundamenten en el principio de la coeducación.

 

Así se verán afectadas algunas materias como Religión

Uno de los puntos claves de esta reforma educativa es el hecho de que alguna asignatura que a día de hoy pondera en la nota media de algunos alumnos deje de hacerlo.

Es el caso de la asignatura de Religión. La pretendida reforma establece que Religión deje de ser obligatoria en algunos centros en 1º y 2º de Bachillerato y que, por lo tanto, deje de afectar a la nota media del alumno para acceder a la universidad.

 

Imagen de un clase de secundaria. | Españadiario

 

Nueva asignatura: educación cívica

Según el borrador, se establece que durante un curso en la etapa de Primaria y otro de Secundaria se realice una asignatura llamada «Educación en valores cívicos y éticos».

Se van a tener más en cuenta factores familiares modificando los criterios a seguir. Se van a reconocer situaciones de familias monoparentales, víctimas de violencia de terrorismo o género, etc.

Con esto se pretende «evitar cualquier efecto segregador derivado de la aplicación de programas de enseñanzas plurilingües».

Uno de los valores del borrador es el aumento de la autonomía de los centros. Encontrar un mejor equilibrio en el cúmulo de competencias que desarrolla el Consejo Escolar en la actualidad es una prioridad.

 

Clase de escuela secundaria. | Españadiario

 

Un borrador de momento

En cuanto a materia política para llevar a cabo el plan en educación, Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno, ha afirmado que es un proyecto que tiene prioridad para el partido. 

Aunque siempre abogando hacia el máximo consenso parlamentario posible. Cree necesario hablar con todos los grupos para sentar las bases de una ley que sea duradera y estable. 

Durante su estancia en Mérida, la vicepresidenta aseguró que «estamos en unas buenas condiciones para alcanzar un acuerdo».

También ha comunicado que su intención es que a final de año esté todo el trabajo de negociación finalizado.