La diputada del PP Celia Villalobos deja la política

Lo ha anunciado por sorpresa este miércoles en ‘Espejo Público’ tras el rechazo del Pacto de Toledo referente a las pensiones
Celia Villalobos (PP) ha anunciado que deja la política | Flickr PP

 

Ante las próximas elecciones generales se prevé mucho movimiento político y uno de ellos tiene como protagonista a Celia Villalobos. La diputada del Partido Popular por Málaga ha anunciado el fin de su carrera política tras una trayectoria muy extensa.

Celia Villalobos dice adiós a la política

Así lo ha anunciado Villalobos durante una conexión en directo con el programa de Antena 3Espejo Público’, tras una sesión de control realizada este miércoles 20 de febrero por la mañana. «Me hubiese gustado terminar mi carrera con un acuerdo en el Pacto de Toledo», ha lamentado.

Y es que, en este sentido, Villalobos es la presidenta de la comisión parlamentaria del pacto de Toledo que no ha sido capaz de llegar a ningún acuerdo, por primera vez desde su creación en 1995, en lo que respecta a mantener y mejorar el sistema público de pensiones. Por ello ha explicado: «He perdido un Congreso, alguien tiene que ser la figura que ejemplifique la pérdida del Congreso y no me importa serlo yo».

«Yo me quito aquí el escudo del PP y a partir de ahora soy Celia Villalobos», ha añadido la diputada popular. Además, también ha asegurado que «siempre ha defendido lo que ha querido aunque a algún presidente no le gustase» o tuviera diferencias con la ideología de su partido, sobre todo por temas sociales, tales como el divorcio, el aborto o el matrimonio homosexual. «Han sido unos años muy felices en esta casa».

Es una despedida normal y razonable

A pesar de sentir que su permanencia en política no encajaba con el proyecto de Pablo Casado, Villalobos ha asegurado: «No me siento apartada, me parece todo tan normal y razonable que no pasa nada». Y con Susanna Griso ha bromeado con un «Haré otras cosas, espero que cuentes conmigo, Susanna».

Cabe recordar que Celia Villalobos, de 69 años y natural de Benalmádena (Málaga), ha sido diputada en el Congreso por el PP desde 1989, alcaldesa de Málaga entre 1995 y 2000, e incluso ministra de Sanidad entre 2000 y 2002, junto a otros cargos. Y ha protagonizado varios momentos sorprendentes que han saltado a la prensa: rifirrafes con Pablo Iglesias o Gabriel Rufián, llamar «tontitos» a las personas con diversidad funcional e incluso ser pillada jugando al ‘Candy Crush’ durante un discurso de Mariano Rajoy.

Comentarios