ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Pedro Sánchez fecha la exhumación de Francisco Franco para 2019

El presidente del Gobierno afirma que es una medida que debe realizarle de la manera «más garantista posible»
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, empeñado en la exhumación de Francisco Franco | EspañaDiario.es

 

La exhumación de Francisco Franco va camino de convertirse en el cuento de nunca acabar. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sostiene que la salida «del dictador» del Valle de los Caídos «se va a producir». Sin embargo, todavía no ha puesto una fecha exacta para llevarla a cabo.

Ha pasado prácticamente medio año desde que comenzaran las estrategias del Ejecutivo para llevar a cabo la exhumación de Francisco Franco. Desde entonces, han sonado dos fechas que se preveían clave. El mes de agosto —en el que, evidentemente, no hubo ninguna acción— y antes de acabar 2018.

Pedro Sánchez buscaba así que lograr un gesto con las víctimas del franquismo en una fecha redonda, los 40 años de la llegada de la democracia con la Constitución. Sin embargo, el presidente del Gobierno ha ampliado sus horizontes, prediciendo que «en 2019, después de 41 años, no va a haber ningún mausoleo que homenajee, en nuestro país, al dictador Franco».

La exhumación de Franco, en 2019

Con el objetivo de justificar un nuevo contratiempo a la más que esperada exhumación de Francisco Franco, Pedro Sánchez ha asegurado que la medida debe ser tomada de la manera «más garantista posible». De este modo, justificaba el retraso en la determinación.

«No sé si será en diciembre o en enero», informaba ante los medios de comunicación. Insistentemente, el presidente del Gobierno mantenía que, «evidentemente, se va a producir la exhumación del dictador», tratando de zanjar así cualquier duda que existiese al respecto.

Pablo Iglesias, el gran apoyo de Pedro Sánchez en la decisión de exhumar los restos de Francisco Franco | EspañaDiario.es

 

La batalla de Pedro Sánchez contra la memoria de Franco

La llegada de Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno ha estado marcada por la polémica desde el primer momento. Inicialmente, se tenía la sensación de que el mandato previsto por el socialista, de alrededor de dos años tras la moción de censura que hizo caer a Mariano Rajoy, iba a ser más testimonial que activo.

Sin embargo, a Sánchez no le ha temblado el pulso en el momento de tomar decisiones. Los inmigrantes del Aquarius, el proceso de Cataluña o los Presupuestos son tres claros ejemplos. Por encima de todos ellos, evidentemente, está su lucha contra el recuerdo de Francisco Franco.

La decisión del Gobierno de exhumar los restos del dictador del Valle de los Caídos ha sido un tema recurrente en todas las portadas durante los últimos meses. Y la firmeza de Pedro Sánchez para tratar de eliminar toda memoria de Franco, llegando a abrir la posibilidad de ilegalizar su Fundación, también.

Tal ha sido la inflexibilidad del Ejecutivo que ha llegado a amenazar con cerrar la Catedral de La Almudena, en caso de que se acepte que los restos del dictador resten en ella, tal como ha solicitado su misma familia. Sin lugar a duda, una medida que demuestra la solidez con la que Pedro Sánchez ha tomado sus decisiones.