ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Pablo Casado: «España es un desastre»

El presidente del Partido Popular se lamentó de convivir con un «Gobierno socialista»
Imagen de archivo de Pablo Casado | EspañaDiario.es

 

Los micrófonos abiertos son traicioneros y por más que intenten evadirlos, las figuras públicas son constantemente cazados con salidas de tono que les gustaría haber podido evitar. El último en caer en la trampa ha sido el presidente del Partido Popular, Pablo Casado.

El líder de la oposición del Gobierno de Pedro Sánchez ha disfrutado del encuentro con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, durante la celebración de la cumbre del PP europeo, que se ha celebrado durante estas jornadas en Salzburgo, Austria.

En una conversación grabada en los pasillos de las instalaciones, Juncker le preguntaba a Casado un inocente «¿Qué tal?». Poco podía imaginar el presidente del organismo conservador que su respuesta sufriría un eco mucho mayor que el percibido por los micrófonos televisivos.

Pablo Casado, en el ojo del huracán

«España es un desastre», se lamentaba Pablo Casado, ante la antenta mirada de Jean-Claude Juncker. «El nuevo presidente es socialista», continuaba el máximo representante del Partido Popular, mientras avanzaba ante las cámaras, que podían inmortalizar una imagen que seguro le perseguirá por un largo tiempo.

Desde que alcanzara el cargo más importante del organismo político, Casado no ha dejado de aparecer en todas las portadas. La polémica con su máster lo persigue desde el momento en el que fue nombrado presidente del Partido Popular y estas declaraciones, lejos de calmar los ánimos, seguro harán tensar la cuerda entre sus seguidores.

El dardo de Albert Rivera

Albert Rivera y Pablo Casado | EspañaDiario.es

 

Era más que evidente que la patinada de Pablo Casado ante los micrófonos de televisión tendría eco inmediato en el Congreso. Albert Rivera ha sido el primero en tener que dar su opinión al respecto, gozando del privilegio de poder hundir, todavía más, a su acérrimo enemigo.

 

«Mi filosofía es hablar menos de los demás y hablar más de España», contestaba con elegancia el presidente de Ciudadanos. «Casado que diga lo que crea conveniente», proseguía, recordando que acerca de todo «lo malo de España», los representantes de PP y PSOE «deberían pensar qué responsabilidad tienen».

Del mismo modo, Rivera aprovechaba para colgarse una medalla y afirmar que España «es un gran país», aunque lamentó que sus Gobiernos «no son suficientemente ambiciosos». «Los Gobiernos no tienen la fortaleza de hacer reformas», consideraba el líder de CIudadanos.