La mujer de Eduardo Zaplana confiesa la difícil situación por la que están pasando

Rosa Barceló ha enviado un comunicado en el que explica que pasó por uno de sus peores momentos cuando amigos y familiares le llegaron a dar el pésame por el fallecimiento de su marido
La salud del exministro Eduardo Zaplana, que sufre leucemia, ha empeorado esta semana  | Cedida

 

Desde que esta semana se conociera que Eduardo Zaplana ha sufrido un grave empeoramiento de su salud -a consecuencia de la leucemia, la enfermedad que sufre-, ningún miembro de su familia se había pronunciado todavía al respecto, hasta ahora.

La mujer del exdirigente del PP, Rosa Barceló, ha decidido hacer pública una carta escrita por su marido en la que se declara inocente negando haber cometido los delitos de los que se le acusa.

El texto está firmado por el expresidente valenciano pese a que parece que él no había dado todavía su consentimiento para que se hiciera público. Sin embargo, la mujer de Zaplana ha querido hacerlo así después del empeoramiento de la salud de su marido. Además de la carta ha querido enviar un comunicado en el que confiesa la difícil situación por la que está pasando.


  • ATENCIÓN: Nuevo servicio de España Diario a sus lectores. Ahora te enviamos las noticias de tu provincia o ciudad, totalmente gratis al móvil. ¡Haz clic aquí y pruébalo!

 

La mujer e hijas de Zaplana, muy preocupadas

«Ni a mí ni a mis hijas se nos ha permitido volver a verlo. Nadie nos ha explicado por qué ni con qué fundamento, pero lo cierto es que está, no solo privado de libertad sino, además, incomunicado», ha querido dejar claro Barceló, que asegura que desde el jueves, dos días  después de ser ingresado de urgencia en el Hospital La Fe de Valencia, no han podido ver a su marido y padre de sus hijas.

Eduardo Zaplana junto a su mujer, Rosa Barceló   | Españadiario.es

 

«Se nos ha dicho que solo dispondremos, entre todos, de 45 minutos a la semana y como ya los habría consumido yo el jueves, solo podemos esperar al próximo turno», sigue explicando. Además, la mujer deja claro que en estos momentos ni ella ni si familia lo está pasando nada bien.

«A lo duro de esta situación se añade el sobresalto vivido la mañana del sábado cuando amigos y familiares me sorprendieron dándome el pésame por el fallecimiento de Eduardo. Todo ello debido a un bulo sobre su supuesta muerte –en redes sociales corrió el rumor de que Eduardo Zaplana había fallecido-. El desconsuelo ya no puede ser mayor», lamenta.

Eduardo Zaplana, en riesgo de «muerte súbita»

Lo cierto es que, según las últimas informaciones que se han ido conociendo, actualmente la salud del expresidente valenciano es muy delicada. Tanto es así que el jefe del servicio de Hematología del Hospital La Fe, Guillermo Sanz, ha asegurado que en estos momentos es «una bomba de relojería con posibilidad de muerte súbita e inesperada», según un informe al que ha tenido acceso ‘El Periódico de Aquí’.

Este texto se ha trasladado al juzgado número 8 de Valencia para pedir que se le dé la libertad provisional, pese a que ha sido rechazado. Según el documento, Zaplana sufre la Enfermedad de Injerto contra el Huésped, todo debido al trasplante de médula que se hizo hace un tiempo.

«Sería el equivalente al rechazo del órgano trasplantado en un trasplante de órgano sólido, como corazón, hígado o riñón. Cuando la EICH no responde al tratamiento de primera línea, las expectativas de supervivencia del paciente trasplantado se reducen drásticamente», se asegura en el texto.

El expresidente de la Generalitat Valenciana Eduardo Zaplana | Cedida

 

El expresidente valenciano se declara inocente

En la carta hecha pública por su mujer, Zaplana habla por primera de los supuestos delitos por los que se encuentra encarcelado, negando ser culpable. «Soy inocente por el convencimiento absoluto de no ser responsable de los hechos de los que se me acusa en el auto judicial que produce mi detención», asegura el exdirigente.

«Puedo afirmar que jamás cobré comisión alguna por unas adjudicaciones públicas y jamás distraje una peseta o un euro de las administraciones públicas a las que serví y de cuya labor me siento muy orgulloso», aclara Eduardo.

Habla también sobre su ingreso en prisión teniendo en cuenta la grave enfermedad que sufre y explica que un arresto domiciliario hubiera sido igual de útil para evitar el riesgo de destrucción de pruebas, uno de los motivos que le mantienen en prisión: «El mismo resultado se podría haber conseguido si, en lugar de prisión provisional, se hubiese acordado el arresto domiciliario que, además, hubiera ayudado a mi salud».

Aun así, Zaplana asegura que su mayor preocupación no es su estado de salud, sino otro: «La defensa de mi honor y mi nombre y el recuerdo que de mi nombre quede a mis hijas y nietos», deja claro.

Comentarios