Muere Juan Antonio Ramírez Sunyer, el juez de Barcelona que investigaba el 1-O

Ha perdido la vida a los 71 años, tras una larga enfermedad
Imagen de la Ciudad de la Justicia de Barcelona | EspañaDiario.es

 

El juez Juan Antonio Ramírez Sunyer ha perdido la vida a los 71 años. El magistrado, que era quien llevaba la investigación de los preparativos del referéndum independentista, tras no poder una larga enfermedad que se había agravado durante las últimas semanas, según ha confirmado fuentes de la familia a 'El País'. 

 

Su fallecimiento llega en una de los puntos álgidos del proceso judicial contra el independentismo catalán, pues tenia abierta una causa contra 40 persones por su participación en el 1 de octubre. Des del mes de diciembre, había estado de baja médica i llegó a ser ingresado en el Hospital Clínic de Barcelona por una afectación intestinal, pero recientemente había recuperado su plaza. 

 

Ordenó la entrada de la Guardia Civil en la consejería de Economía 

El juez era el titular del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, que se encargó de iniciar las primeras diligencias contra los políticos independentistas catalanes. Con anterioridad, también había admitido a trámite la denuncia contra Santiago Vidal, ex magistrado y ex senador de Esquerra Republicana, que había confesado que el gobierno catalán había cometido varias ilegalidades para poder celebrar la consulta separatista.  

 

Juan Antonio Ramírez Sunyer fue quién ordeno los registros del 20 de setiembre de 2017 | EspañaDiario.es

 

Fue el quién ordenó a los agentes de la Guardia Civil que buscaran pruebas en la sede de la consejería de Economía de la Generalitat, entre otros edificios, el 20 de setiembre de 2017. Seria allí donde se produjeron las protestas que llevaron a entrar en prisión a los primeros líderes independentistas. Los abogados defensores fueron en todo momento fue críticos con la instrucción de Ramírez Sunyer.     

 

La Fiscalía pide 25 años de cárcel para Oriol Junqueras

Esta muerte se conoce unas pocas horas después que el ministerio fiscal presentara sus acusaciones contra los políticos independentistas encarcelados. Considerando a Oriol Junqueras como el cabecilla del proceso separatista, junto a Puigdemont, los fiscales solicitaron para él 25 años de cárcel y también la inhabilitación durante otros 25 años. Acusados como Junqueras de rebelión y de malversación de fondos públicos, el resto de investigados se podrían enfrentar a penas de 16 y 17 años.