El médico de Zaplana insiste que es un enfermo terminal que «podría morir mañana mismo»

Guillermo Sanz, jefe de Hematología del Hospital de la Fe de Valencia, cree que la jueza «no era consciente de la gravedad» del estado de salut del expresident de la Comunidad Valencia
El médico de Eduardo Zaplana cree que su vida corre grave peligro | EspañaDiario

 

La salud de Eduardo Zaplana sigue preocupando a su entorno y a la opinión pública. Y es que el expresidente popular de la Comunidad Valenciana sigue grave tal y como viene reiterando su doctor en el Hospital de la Fe de Valencia, el jefe de Hematologia, Guillermo Sanz. 

En una entrevista en el diario 'El Mundo', no ha dudado en calificar a Zaplana como un enfermo terminal que «podría morir mañana mismo». Por esto motivo, ha afirmado que la jueza, tras los impedimentos para que su paciente saliera de prisión, «no era consciente de la gravedad del estado» de Zaplana.


  • ATENCIÓN: Nuevo servicio de España Diario a sus lectores. Ahora te enviamos las noticias de tu provincia o ciudad, totalmente gratis al móvil. ¡Haz clic aquí y pruébalo!

 

Recuerda los problemas médicos que le supone su presencia en prisión

El doctor ha recordado que la salud de Eduardo Zaplana lleva tiempo afectada y no solo por la leucemia que padece. El transplante de médula ósea al que se sometió fue peligroso «por su edad» y por hacerlo «en un momento de enfermedad activa»

Eduardo Zaplana ha sufrido múltiples complicaciones según el doctor Sanz | EspañaDiario

 

El exdirigente del PP valenciano ha sufrido «desde una pericarditis aguda a una trombosis seguida de una embolia pulmonar masiva». Además, preguntado por su empeoramiento, Guillermo Sanz explicaba que en su estancia en prisión Zaplana «ha sufrido desnutrición y perdió más de ocho kilos».  Solo en dos semanas hospitalizado «con suplementos hiperproteicos» ya había recuperado la mitad. 

Espera que la jueza cambie su punto de vista   

El doctor ha insistido en el hecho que el estado de salud de Zaplana no es compatible con un nuevo ingreso en prisión. Explica que «en caso de presentarse cualquier complicación» su acceso a los médicos no tarda menos de cuatro horas, cuando en casa o en el hospital es inferior a una hora. 

Así espera que la magistrada escuche por fin su opinión médica, después que la Sociedad Española de Hematología expresará también que la vida de Zaplana corre peligro. 

Pese a todo, ha admitido que no ha hablado con la jueza y que «ha faltado comunicación durante estos meses porque el papel y los informes son muy fríos». Quizás así, explica, no hubiera sido necesario «remitir el expediente médico de Zaplana al Instituto de Medicina Legal de Valencia» para que determine si es un paciente terminal