ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

ÚLTIMA HORA

El Ibex 35 expulsa a Supermercados DIA tras un lunes negro en bolsa

ALERTA TERRORISTA

El yihadismo vuelve a amenazar a España: «Las células están preparadas»

La familia Franco quiere enterrar al dictador con honores militares en La Almudena

Según un decreto del año 2010, al que se ampara la familia, se establece que a los mandos del Ejército les corresponde la interpretación del himno y una descarga de fusilería
Tumba de Franco en el Valle de los Caídos. | EFE

 

La familia Franco ha pedido en un primer momento que los restos del dictador se entierren en una cripta de la catedral de La Almudena, en pleno centro de Madrid, si finalmente sus alegaciones en contra de la exhumación del cadáver son rechazadas. Ahora, la familia ha solicitado al Gobierno que el entierro se produzca con honores militares.

Según los nietos de Franco, el decreto del año 2010 por el que se aprobó el reglamento de honores militares recoge la interpretación del «Himno nacional completo, con arma presentada, una descarga de fusilería y la salva de cañonazos que corresponda».

Además, este decreto establece como destinatarios de estos honores fúnebres al Rey, a la Familia Real, y a los infantes de España; el presidente del Gobierno; el ministro de Defensa; el jefe del Estado Mayor de la Defensa; el jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, de la Armada y del Ejército del Aire y a oficiales generales.

Por su parte, cabe recordar que el Gobierno se comprometió a hacer un traslado de los restos del dictador «con respeto y dignidad», pero en ningún momento contempló hacerlo con honores militares.

Esta idea supone una contradicción, puesto que el Gobierno quiere trasladar a Franco fuera del Valle de los Caídos para que el dictador no disponga de un lugar de enterramiento privilegiado y entre miles de víctimas de la Guerra Civil que desató en el año 1936.

Cabe recordar que el dictador ya recibió en su momento los honores militares tras su fallecimiento, el 23 de noviembre de 1975.

Primero, el rey Juan Carlos y la reina Sofía presidieron una misa en la plaza de Oriente, después llevaron a cabo un desfile militar ante el ataúd del dictador y finalmente, un camión militar se encargó de trasladar el cadáver desde el Arco del Triunfo de la Moncloa hasta el mausoleo.

 

Encrucijada para el Gobierno

Para el Gobierno, uno de los principales problemas es el nuevo lugar elegido por la familia Franco para enterrar al dictador, puesto que han elegido una cripta de la catedral de La Almudena, en pleno centro de la capital española y en una zona con mucho turista, un hecho que desea evitar a toda costa el Ejecutivo para eludir de esta forma que la nueva tumba de Franco se convierta en un lugar de peregrinación para los franquistas.

Cabe destacar que la familia dispone en esa catedral de una cripta donde depositaron las cenizas de la hija del dictador, Carmen Franco, y también tiene un panteón en el cementerio de El Pardo donde yacen los restos de su esposa Carmen Polo.