ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

El Congreso aprueba la exhumación de Franco

La votación se ha saldado con 172 votos a favor, 2 en contra y 164 abstenciones, previsiblemente de PP y Ciudadanos
Imagen del exterior del Valle de los Caídos | cedida

 

El Congreso de los Diputados ha aprobado en la votación celebrada este jueves, 13 de septiembre, la exhumación de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos. La votación se ha saldado con 172 votos a favor, 164 abstenciones —previsiblemente de Ciudadanos y Partido Popular— y dos votos en contra.

De esta forma, el decreto ley que el Gobierno de Pedro Sánchez aprobó el pasado mes de agosto sigue adelante para exhumar los restos del dictador y sacarlos del Valle de los Caídos antes de que finalice el año, según las intenciones del Ejecutivo. 

El proceso no está siendo fácil, pero superados los escollos del decreto y su aprobación por el Congreso, uno de los puntos finales que hay que establecer es qué pasará con los restos de Franco. Si su familia no decide qué hacer con ellos, será el Gobierno quien elija dónde enterrarlos. 

 

Aprobado el decreto para exhumar a Franco

Los 172 votos a favor y únicamente dos votos en contra —dos diputados populares han votado por error en contra, cuando la postura del partido era abstenerse— han dado vía libre a la aprovación, junto con las 164 abstenciones. 

Además, se ha votado también a favor de que el decreto se tramite como una ley por el procedimiento de urgencia. En este caso, 208 diputados han votado a favor, 8 en contra, y 128 se han abstenido. La ley modificará la actual Ley de Memoria Histórica para permitir la exhumación. Tras conocerse los resultados, una gran ovación se ha producido en el hemiciclo para celebrar la aprobación de la ley.

 

Corrección a una «anomalía democrática» de 40 años

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha defendido ante los diputados la necesidad de corregir una «anomalía» que ha sido «injusta durante 40 años» y que consiste en mantener a un dictador en un mausoleo propiedad del Estado, un lugar en el que su figura puede ser exaltada. 

Calvo ha seguido explicando que la exhumación debe seguir adelante «por razones éticas desde los valores democráticos» y con las garantías que el Estado de Derecho proporciona a las víctimas.