Adriana Lastra se tuerce un tobillo al bajar la escalera del hemiciclo para votar

La portavoz del Grupo Socialista ha sufrido el accidente cuando iba a depositar su voto para elegir al presidente del Congreso
Adriana Lastra se tropieza y se tuerce un tobillo durante su voto en el hemiciclo de este martes | Cedida

La portavoz del Grupo Socialista, Adriana Lastra, se ha torcido un tobillo este martes cuando bajaba la escalera del hemiciclo para ir a depositar su voto en el momento de elegir a la presidenta del Congreso, y ha tenido que ser atendida por los servicios médicos de la Cámara.

Lastra no ha podido subir a la Mesa para meter su voto en la urna reglamentaria y, al final de la votación, un ujier ha tenido que acercársela para que votase desde el lugar, en un extremo del hemiciclo, donde la estaban atendiendo.

Después, ha salido de la sala en silla de ruedas. Sin embargo, pasados pocos minutos, ha vuelto a entrar, de nuevo en silla de ruedas, pero ha podido regresar a su escaño, sin tacones y ayudada por el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, antes de que terminase la lectura de los votos.

La elección del presidente de la Cámara se hace por votación nominal en urna, con los diputados acercándose a la Mesa a medida que se leen sus nombres. Sin embargo, cuando le ha llegado el turno a la portavoz socialista se ha torcido un tobillo y, cojeando, solo ha podido llegar, hasta una de las sillas que ocupan las taquígrafas en el centro del hemiciclo y se ha sentado visiblemente dolorida.

Atendida por María Jesús Montero y Ana Pastor

Enseguida se han levantado a asistirla el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez; la vicepresidenta, Carmen Calvo; la ministra de Hacienda, María Jesús Montero y la diputada 'popular' Ana Pastor —tanto Montero como Pastor son médicas de profesión—.

El presidente de la Mesa de Edad que dirige la sesión constitutiva, el socialista Agustín Zamarrón, ha interrumpido la lectura de los nombres de sus señorías para decirle a Lastra que no llevase personalmente su voto a la urna, que se lo recogerían posteriormente o, que si le era necesario salir, podría depositarlo al final.