ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

PREVISIÓN VIERNES

Sigue el temporal de lluvias en algunos puntos del este

Nadejda, la mujer que llevaba muerta ocho años en su casa en Vitoria

Murió en el año 2010 y, desde entonces, nadie había denunciado su ausencia | La Ertzaintza la halló sin vida en su vivienda a principios de este mes de octubre
La Ertzaintza halló su cuerpo sin vida en su domicilio   | Cedida

 

A principios de este mes de octubre el cadáver de una mujer fue hallado en una vivienda de Vitoria, concretamente en el Paseo de la Unicef, ahora se ha podido saber que se trataba de una mujer  llamada Nadejda, originaria de Ucrania pero con nacionalidad española.

El cuerpo sin vida fue hallado en avanzado estado de descomposición, de hecho, se ha podido determinar que su muerte se produjo en el año 2010, pero que nadie había denunciado su ausencia hasta el momento, según información del diario ‘El Mundo’. Es decir, la mujer ha permanecido muerta en su domicilio durante unos 8 años.

Sus vecinos alertaron de un desagradable olor en su piso

«Al principio especulamos, pero no en serio, con que quizás estuviera muerta. Eso o que se había vuelto a su país y se había dejado olvidada la basura», cuentan a ‘El Mundo’ vecinos de la fallecida. Y es que al parecer hace años los residentes de su bloque ya avisaron a la policía de que algo raro pasaba, todo por el olor que desprendía la casa de la mujer.

Sin embargo, asegura que pese a que algunos agentes acudieron hasta el piso, no consideraron necesario derribar la puerta de la casa, seguramente porque para la fecha en la que fueron el piso ya había dejado de desprender ese terrible olor. Tras ello los vecinos creyendo la teoría de que se había marchado dejándose la basura olvidada, según cuenta uno de ellos a ‘El Mundo’.

Además, ellos afirman que pocas veces habían visto a la fallecida, pues siempre estaba en casa y no acudía a las reuniones de la comunidad ni hablaba con el resto de propietarios, no es de extrañar que su ausencia no fuera del todo sorprendente para los vecinos del bloque. El hecho es que, aunque ella estaba desaparecida, su coche siguió en su plaza de garaje durante todo ese tiempo.

La Ertzaintza fue a su casa tras el correo de un supuesto hermano

El detalle que lo cambió todo fue un correo recibido por la policía del País Vasco, supuestamente del hermano de Nadejda, que llegaba desde Ucrania. En el texto, que estaba escrito en un español difícil de comprender, según publica ‘El Mundo’, el hombre aseguraba que estaba preocupado por su hermana puesto que hacía años que no podía localizarla.

Explicaba que lo último que sabía sobre la mujer era que se encontraba en España, viviendo en Vitoria. Con estos datos los agentes buscaron el nombre de Nadejda en sus bases de datos y cruzaron toda la información referente a ella. Fue entonces cuando descubrieron lo que sucedía.

Pudieron comprobar que le habían cortado la luz y el agua desde hacía tiempo por impago, además también le habían retirado una ayuda social que recibía, había dejado de pagar los recibos de la comunidad y otras muchas cosas. Además, se percataron de que sus vecinos habían denunciado un olor extraño que salía de su piso hacía años.

Todo ello les llevó a realizar una inspección de su vivienda, y allí encontraron el cuerpo sin vida de la mujer, después de ocho años desde que falleció en ese mismo lugar, cuando ella tenía 57 años.

Incógnitas alrededor del caso de Nadejda

Pese a que se ha podido resolver gran parte de la situación, lo cierto es que hay elementos que se han podido aclarar. Por ejemplo, el hecho de que después de 8 años sin dar señales de vida ningún familiar denunciara su desaparición. La mujer tenía dos hijas, ambas viviendo en España, pero ninguna de ellas se preocupó por el paradero de su madre.

Sin embargo, una de las cosas más extrañas es que ellas aseguran que Nadejda no tenía ningún hermano, lo que hace plantearse quien es entonces la persona que envío el correo y que relación tenía con la mujer encontrada muerta.

En la habitación en la que fue encontrada se halló también un volante médico del que los expertos han podido deducir que la víctima sufría alcoholismo, quizá un motivo que pueda explicar el aislamiento social al que se había sometido para que nadie denunciara su desaparición.