Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

🚨ÚLTIMA HORA:

Ana Julia, declarada culpable de asesinato con alevosía

Ha fallecido Iñaki Molinuevo, el hombre de Cruces que quería ver el mar por última vez

Una neumonía acabó con su vida
Uno de los últimos deseos de Iñaki fue ver y sentir la playa La Arena | Pixabay

 

Ha fallecido Iñaki Molinuevo, el paciente que el pasado otoño pudo cumplir sus últimos deseos: ver el mar y decirle adiós a la virgen de Unbe. Iñaki ha fallecido este jueves, 4 de abril, a causa de una neumonía, a los 74 años. Llevaba luchando tiempo con un cáncer de colon, una lesión medular y una demencia frontotemporal.

Cuenta su hija Iratxe a 'El Correo' que ha acompañado a su padre durante las últimas horas de vida en el hospital: «Pasé dos noches junto a él, porque sabía que estaba marchándose. Le cogí de la mano y le agradecí haberme dado el privilegio de estar a su lado hasta el final de sus días. Respiró dos veces y ya no hubo una tercera». Iratxe se ha encargado durante esta última etapa de su vida del bienestar emocional y físico de Iñaki, en especial desde hace unos años.

Cumplir los últimos deseos

Una fundación, Ambulancia del Deseo, que fue puesta en marcha por la ONG HURGE (Humanizando las Urgencias y Emergencias, ayudó a que se pudieran cumplir las últimas voluntades del padre de Iratxe el pasado 12 de octubre. «Aquel fue un día maravilloso, que quedará para siempre en nuestra memoria» explica Iratxe.

Los postreros deseos de Iñaki eran humildes, pero en algunas ocasiones es difícil llevarlos a cabo por el estado de salud del paciente. En este caso, la fundación pudo cumplir los últimos deseos de Iñaki: ver la playa de La Arena, en Muskiz y rezarle por última vez a la virgen de Unbe.

Imagen de La Arena, la playa que quería ver y sentir por última vez Iñaki | inforural.com

 

Tanto la playa de La Arena como la virgen de Unbe tenían un significado especial para Iñaki. Le gustaba mucho caminar por el paseo que une el arenal con Kobaron, un barrio de la zona, y poder apreciar una vez más el espectáculo que interpretan las olas al golpear la costa de Vizcaya. También quería rezarle a la Unbe, en cuyo santuario se encuentra un acebo que el propio Iñaki plantó, como agradecimiento a los valores que han marcado su vida.

No pudo, sin embargo, realizar una última visita al barrio que le vio nacer: El Regato, en Barakaldo. No pudieron acudir al barrio a raíz del calor, el intenso tráfico y el cansancio acumulado.

Una neumonía acabó con su vida

Iñaki tuvo que ingresar en el hospital pocos días antes de su fallecimiento, a causa de una neumonía, la cual acabó por costarle la vida. La fiebre que sufría era alta, pero lograron que bajara. Le dieron el alta pero, a los pocos días, la fiebre volvía. Entonces regresó al centro hospitalario, del que ya no saldría.

Su hija tenía un presentimiento: «Sabía que estaba ocurriendo, así que los dos últimos días decidí quedarme a dormir a su lado, en el sofá de la sala», cuenta Iratxe. Gracias a esta experiencia, la hija de Iñaki ha entendido o descubierto el valor que tiene el estar cerca de un ser querido en sus últimas horas.

« ¡Qué importante es aprender a superar los miedos que rodean la muerte, entenderla como el final de un camino, para acompañar a quien amas con toda naturalidad!», dice Iratxe después de pasar esta experiencia con alguien a quien aprecias tanto como un padre o una madre.

También le dedica unas palabras como esposo, no como padre, pensando en la relación que han mantenido su madre y su padre: «Aita lo ha hecho muy bien. Nos protegió a todos, incluso legalmente, y nos ha facilitado vivir suavemente su despedida. Realmente el amor es la única respuesta» finalizaba Iratxe, parafraseando al cantautor inglés, John Lennon.

Comentarios