Hallado en Ondarroa (Vizcaya) el cadáver del pescador desaparecido el pasado día 18

Unos particulares han visto un cuerpo sin vida flotando en el agua
Imagen de archivo de dos agentes de la Ertzaintza. | EspañaDiario.es

 

El cadáver hallado este sábado flotando en el agua en las inmediaciones del puerto vizcaíno de Ondarroa corresponde al pescador de 44 años y vecino de Arrasate desaparecido el pasado día 18, según ha informado el Departamento vasco de Seguridad.

El hallazgo se ha producido sobre las 10.00 horas de este sábado cuando unos particulares han alertado de la presencia de un cuerpo sin vida flotando en el mar.

Hasta el lugar se han desplazado recursos de emergencia que han trasladado hasta tierra firme el cadáver, donde un médico forense ha confirmado minutos después su identidad.

El varón, de 44 años y vecino de Arrasate, despareció en la madrugada del día 18 cuando se encontraba pescando en la zona del espigón.

Efectivos de Cruz Roja, Salvamento marítimo y de la unidad de rescate de la Ertzaintza llevaron a cabo durante varios días un operativo de búsqueda que no tuvo frutos.

 

Imagen de los tiburones cazados de forma ilegal. | Ertzaintza

 

Investigan a cuatro personas por pesca ilegal de tiburones protegidos en Ondarroa

La Ertzaintza investiga a cuatro personas vinculadas a la empresa armadora de un barco con base en el puerto de Ondarroa, por pescar una especie protegida de tiburón y comercializar sus restos.

Según el Departamento de Seguridad, a finales del año 2017, la Ertzaintza recibió una denuncia sobre un presunto delito continuado de pesca y comercio ilegal de aletas de tiburones protegidos que serían desembarcados en el puerto de Ondarroa.

Según la denuncia, estas actividades se llevarían a cabo por algún barco pesquero autorizado para la pesca de determinadas especies de escualos, que aprovecharía ese permiso para pescar ilegalmente tiburones protegidos en aguas exteriores, para la posterior venta de su carne y de sus aletas con ánimo de lucro.

En el transcurso de las investigaciones, en el mes de abril de 2018 se comprobó que un barco atracado en el puerto de Ondarroa había pescado 20 ejemplares de marrajo sardinero (Lamna nasus), especie de tiburón protegida por diferentes organismos internacionales.

Además, los técnicos también comprobaron que el capitán del barco inspeccionado había alterado datos en el diario electrónico de a bordo consistentes en hacer pasar las capturas de los marrajos sardineros por pesca accidental de marrajo común, todo ello con el ánimo de entorpecer la labor inspectora durante el desembarco de las capturas.