ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

PREVISIÓN VIERNES

Sigue el temporal de lluvias en algunos puntos del este

La Ertzaintza alerta de un método de robo de viviendas en Vizcaya

Se han registrado casos en tres localidades
Imagen de archivo de la Ertzaintza. | DiarioEspaña.com
 

El Departamento Vasco de Seguridad ha alertado esta semana de un método de robo en viviendas que consiste en engañar al residente llamándolo desde el portal y pidiéndole que baje para recibir una carta.

Este sistema ya había sido detectado por la Ertzaintza en el verano pasado, cuando sucedieron tres casos, pero uno más ocurrido en los últimos días en la localidad de Ermua, en la provincia Vizcaya, ha encendido las alarmas.

Se recomiendan especial cuidado, estar atentos a no acudir al llamado de extraños y de envíos que no se estén esperando para no caer en las trampas de los delincuentes. 

Nuevo método de robo a casas en Vizcaya

La Ertzaintza llamó la atención de los residentes de edificios sobre la modalidad de robo que ha reincidido, especialmente en la provincia de Vizcaya, donde en el verano pasado ocurrieron tres casos.

Los delincuentes timbran a un piso, le piden al residente que bajen al portal para recoger una supuesta carta certificada y poder entregársela. Mientras la persona se dispone a salir de su vivienda y bajar, ellos actúan.

Aprovechan que alguien más ya les ha abierto la puerta principal y suben al piso que habían llamado, aprovechando que dejaron la puerta medio cerrada o que habían dado sólo una vuelta a la llave. Ya dentro, roban lo que pueden en cuestión de segundos.

Asalto a una vivienda en Ermua

Además de los casos registrados en verano en los municipios de Santurtzi, Sestao y Getxo, este jueves al mediodía hubo uno nuevo en la localidad de Ermua, al oriente de la provincia de Vizcaya.

Un hombre llamó desde el timbre de un portero automático para informar que tenía una carta certificada y que debería bajar a recogerla personalmente. Además le añadió que tenía el coche mal aparcado, como una manera de presionar a que bajara pronto.

El habitante de la casa le preguntó quién era y cuál era su identidad, y el delincuente contestó la palabra «municipal». No sabiendo qué más hacer bajó al portal y no había nadie allí para entregarle la supuesta carta.

Al subir y creer que algo raro sucedía volvió a su inmueble. Allí un vecino le informó que había visto a tres hombres desconocidos en las escaleras. Los ladrones habían entrado a su vivienda y en este lapso corto de tiempo aprovecharon para llevarse lo que primero encontraron en su camino.