Herido muy grave tras sufrir un corte profundo en el trabajo en Navarra

Un agente de la Policía Foral tuvo que taponarle la herida con el puño hasta el Hospital de Irún
Imagen del accidente laboral | Cedida

Un hombre de 54 años ha resultado herido muy grave tras sufrir un accidente laboral el pasado jueves en la empresa Zalain Transformados del municipio de Bera (Navarra). El trabajador perdió mucha sangre tras ser alcanzado en el abdomen por varios cilindros metálicos. Logró llegar con vida al hospital de Irún gracias a la rápida actuación de los servicios sanitarios y a que un policía foral le taponase la herida. Ayer continuaba en la UCI.

El accidente tuvo lugar a las 13.10 horas en el interior de las instalaciones. El trabajador, por causas que la Policía Foral está investigando, fue alcanzando por varios tubos de acero que cayeron y le aprisionaron contra una máquina, causándole una hemorragia en la zona del abdomen. En el momento del accidente, el operario llevaba puestos los elementos de seguridad: casco y guantes.

Al lugar de los hechos se desplazaron una patrulla de la Policía Foral de Bera, una ambulancia medicalizada, un médico de la zona y otra patrulla de la comisaría de Elizondo.

Uno de los agentes de esta segunda patrulla indicó que «había sangre por todos lados», pero que no lograban encontrar la herida del trabajador, hasta que la localizaron en la zona baja del abdomen. «Tomé unas gasas y le tapé la herida con el puño. Sangraba a borbotones», relata el mismo agente. Mientras él taponaba la herida con el puño, la médico de Bera y el personal de la ambulancia trataban de estabilizar al herido.

Transfusión de sangre

Se valoró la opción de trasladarlo en helicóptero, pero la gravedad de la herida era tal que no podían esperar esos minutos. «Nos dijeron que había que irse ya, y que si yo estaba taponando la herida tenía que seguir así hasta el hospital de Irún», explica el agente de la Policía Foral. Se montó en la ambulancia y emprendieron la ruta hasta el hospital mientras dos patrullas de la Policía Foral les abrían camino por la carretera cortando cruces.

Antes de llegar al peaje, la ambulancia se detuvo en una gasolinera, donde le esperaba otra ambulancia que había partido de Irún con bolsas de sangre para realizarle una transfusión. Una vez hecha la transfusión y con el paciente más estable, llegaron al hospital, donde le trataron de inmediato.

Desde Sos Deiak y la familia del herido agradecieron personalmente al policía foral su labor. El agente, preocupado por el estado del herido, recalcaba ayer que fue una actuación conjunta de muchos profesionales.