ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Dos aviones de Ryanair, en riesgo de colisión en Pamplona

Las aeronaves estuvieron solamente a cuatro kilómetros de separación horizontal y 122 metros de distancia vertical
Imagen de archivo de un avión de Ryanair | Cedida

 

La Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) ha informado acerca de un incidente que tuvo lugar los primeros días de este mes de octubre, por el cual dos aviones de Ryanair estuvieron en riesgo de colisión cuando sobrevolaban las inmediaciones de Pamplona.

Según ha indicado el organismo independiente vinculado al Ministerio de Fomento, las aeronaves de la mencionada aerolínea recorrían los trayectos Santiago - Palma de Mallorca y Sevilla – Toulouse, cuando estuvieron cerca de encontrarse en las alturas de la capital navarra.

Incidente grave ocurrido el 2 de octubre

La Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil ha presentado un informe preliminar en el que muestra las investigaciones desarrolladas sobre los mencionados hechos. Acerca de las mismas, no duda en calificar el suceso ocurrido el pasado 2 de octubre como «grave».

Detallan que el mismo estuvo protagonizado por dos aviones de idénticas características de Ryanair, el Boeing 737-800. Uno volaba en dirección a Palma de Mallorca, mientras que el segundo se dirigía hacia Toulouse, Francia, cuando se aproximaron entre ellos a niveles considerados de riesgo.

El organismo independiente, aunque vinculado al Ministerio de Fomento añade en su presentación que el suceso ocurrió a tan solo 30 kilómetros de Pamplona, uno de los puntos en el que ambas aeronaves coincidían sus trayectorias hasta sendos destinos.

Cuatro kilómetros separaban ambos aviones

En el reporte entregado por la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil, se incluye que los aviones se encontraban «en frecuencia con el centro de control de área de Madrid» en el momento en el que se registró la «pérdida de separación».

Como consecuencia, se activaron los correspondientes avisos de alerta del Sistema Anticolisión en Vuelo de ambas aeronaves para que tuvieran presente el evento por el que se estaban encontrando. Acto seguido, ambas tripulaciones corrigieron la trayectoria para así resolver la incidencia.

Según incluye en el informe el organismo independiente vinculado al Ministerio de Fomento, ambos aviones llegaron a estar a unos cuatro kilómetros de separación horizontal, mientras que la distancia vertical entre ambas aeronaves era de tan solo 122 metros, motivo por el cual se activó la alerta por el peligro que la situación generaba.