Alicia, la profesora de autoescola que fue arrojada por una ventana por su hijo en Pamplona

Los primeros indicios apuntan a que Sergio podría haber sufrido un brote psicótico
Alicia tenía 72 años cuando falleció el pasado viernes | Cedida

 

La muerte de Alicia Zubiri Elizalde ha sido muy sentida en céntrico barrio de Iturrama de Pamplona. Esta mujer  y su familia eran muy conocidos en el barrio por tener una de las autoescuelas más antiguas de la capital navarra. Desgraciadamente, el pasado viernes falleció después que su hijo la arrojará por una ventana de su vivienda.     

Su aventura empresarial empezó en 1972 junto a su marido, Jesús Zubiri, ya fallecido. Juntos montaron la autoescuela Mariezcurena, una de las más antiguas de Pamplona centrándose en «conseguir la satisfacción de cada uno de nuestros alumnos». 

Tras unos años en Segundo Ensanche, en la calle Bergamín, ya en los ochenta se trasladaron a su situación similar, a escasos metros de su casa. Fueron el primero de los muchos negocios similares que se instalaron en la zona. Alicia y Jesús fueron unos pioneros que supieron ver como el casco histórico de Pamplona se llenaba de universitarios, clientes potenciales en un negocio en clara expansión. 

Los dos dedicaron toda una vida a gestionar un negocio de éxito hasta el fallecimiento de él y la jubilación de ella. Ahora, la autoescuela está en manos de una de sus dos hijas, hermana del detenido por la muerte de Alicia, que vio truncados sus años de descanso tras años enseñando a conducir a decenas de pamploneses. 

Como sucedieron los hechos 

Los hechos tuvieron el pasado 23 de agosto por la tarde en el número 25 de la calle Fuente del Hierro. Varios testigos empezaron a oír gritos des una ventana del cuarto piso del bloque. 

Estos provenían de Alicia. Desesperada por la actitud agresiva de su hijo Sergio, de 46 años, solicitaba ayuda y que alguien llamará a la policía. Finalmente, a los pocos minutos, la acabaría empujando barandilla abajo y Alicia moriría al impactar contra el suelo en la calle.  

Agentes de la Policía Municipal de Pamplona y de la Policía Nacional acordonarían rápidamente la zona y detuvieron a Sergio. Los servicios médicos no pudieron hacer nada por Alicia. 

 

Comentarios