URGENTE

⚖️ Proponen el segundo grado para los presos del 1-O

El conductor fallecido en el accidente múltiple de la AP-7 murciana es un inglés vestido de mujer

El interior del vehículo del fallecido desprendía un fuerte olor a alcohol
Imagen de archivo de una ambulancia del 061 en Murcia | España Diario

A las 6.31 horas de la mañana de este jueves, un turismo ha invadido el sentido contrario en la AP-7, a la altura del municipio murciano de San Javier, provocando un accidente múltiple en el que se han visto implicados siete vehículos. El conductor del vehículo que iba en dirección contraria ha fallecido y 14 personas más han resultado heridas.

Según ha informado este mismo jueves ‘El Español’, el conductor kamikaze es un ciudadano británico con prendas de mujer y ataviado con numerosos colgantes religiosos. Al parecer, la primera llamada se produjo a las 6.21 horas, cuando un anónimo alertaba de un coche que iba circulando en sentido contrario. Unidades de la Guardia Civil de Tráfico han tratado de interceptarle, pero no han podido evitar el fatal desenlace.

Al volante de un Ford Focus de color gris y matrícula española, ha invadido el carril contrario durante seis kilómetros, sembrando el caos en la AP-7 murciana. Fuentes policiales consultadas por ‘El Español’ aseguran que el fallecido parecía vestido de mujer porque llevaba un sujetador «relleno con muchos calcetines que simulaban unos pechos».

Lo más probable es que el británico condujera en estado de embriaguez, ya que las mismas fuentes aseguran que el interior del vehículo desprendía un fuerte olor a alcohol. Por otra parte, la Guardia Civil comprueba en estos momentos que los datos del vehículo se correspondan con los del fallecido, ya que este circulaba sin documentación alguna.

En caso de confirmarse las sospechas, el fallecido sería Peter John B., un ciudadano británico de 51 años residente en Torrevieja. Pese a la aparatosidad del accidente –algunos testigos aseguran haber visto varios vehículos destrozados- ninguno de los 14 heridos reviste gravedad. «Podía haber provocado una desgracia mayor», declara uno de los implicados.