Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Jorge, el vigilante sin carné que le quitó la vida a Luís, lotero de Murcia

El hombre se dio a la fuga tras arrollar una moto y la víctima estuvo trece días en coma
Jorge arrolló con su turismo a un motorista que falleció tras estar trece días en coma | Cristóbal Castro

 

El pasado mes de mayo falleció Luís, el popular lotero de Loterías La Bruja, en Murcia, tras pasar trece días en coma después de haber sido arrollado por un vehículo cuando conducía en motocicleta por la rotonda del Homenaje a los Poetas de la ciudad. El conductor del turismo era Jorge, de Albacete y de 33 años, quien no tenía carné de conducir y se dio a la fuga. Su pareja en un primer momento lo encubrió, hasta que le comunicaron que la víctima se encontraba en el hospital en estado muy grave.

No tenía permiso de conducir

Los hechos tuvieron lugar el pasado martes 7 de mayo por la tarde. Según ha informado 'El Español', Jorge cogió el Seat Ibiza de su pareja, y madre de sus tres hijos, a pesar de contar únicamente con una licencia para llevar ciclomotores de una cilindrada de hasta 50 centímetros cúbicos. A las 16.30 horas se dirigió a la empresa de seguridad en la que trabajaba, donde le entregaron la carta de despido. Entonces el joven pasó por la citada rotonda murciana donde tuvo lugar el accidente de tráfico.

Varios testigos presenciaron el suceso y auxiliaron a Luís mientras llegaba una ambulancia. Según expone el atestado: «El turismo implicado y posible causante del siniestro vial había abandonado el lugar sin aportar datos». Además, los ocupantes de otro turismo persiguieron al supuesto autor del accidente, hasta que lo perdieron de vista cerca de la pedanía de Monteagudo.

Su pareja lo encubrió

Sin embargo, gracias a la información obtenida de los testigos, la Policía Local pudo localizar el dueño del turismo. El número de matrícula estaba a nombre de una mujer de 30 años, residente en la pedanía de Casillas. Una vez los agentes se personaron en el domicilio, la mujer asumió la autoría del suceso, encubriendo así a su pareja, y les enseñó el vehículo para que lo fotografiaran, pudiéndose comprobar que el capó estaba deformado por el lado izquierdo. Le comunicaron a la dueña del turismo que el motorista arrollado se encontraba en el hospital, entonces admitió que el conductor no era ella.

Según explicó a la policía, el hombre volvió antes de hora a casa: «A las 17.35 horas escuché una fuerte frenada en la calle y segundos más tarde se presentó en el domicilio mi pareja, en un estado de nerviosismo, muy alterado, diciéndome que había tenido un accidente, tenía mucho miedo y estaba muy arrepentido porque se había marchado, aunque paró para ver el estado del motorista». Y añadió: «Comenzó a decirme que le iban a mandar a la cárcel, que no dijera que era él el conductor y que tampoco le delatase diciendo dónde se encontraba».

Se entregó de forma voluntaria

Los agentes de policía le entregaron una citación para su pareja, por ser el supuesto autor de los delitos de lesiones por imprudencia y de abandono del lugar del accidente. A la mañana siguiente, el conductor se presentó «de forma voluntaria» en la comisaria de la Policía Local: «Siento mucho lo que pasó, me puse nervioso y me marché del lugar, me paré y bajé del coche, intenté levantar al motorista, pero no pude y con el nerviosismo me marché y estoy muy arrepentido, perdónenme».

Lamentablemente Luís pasó hasta trece días en coma y terminó perdiendo la vida. Una pérdida irreparable para su esposa y su hija de tres años, así como para el resto de familia y amigos. Según precisaron, la colisión fue tal que el motorista tenía una «posible fractura de pelvis» y la moto presentaba «deformaciones, fractura de chasis delantero y daños críticos en toda la motocicleta».

Por su parte, Jorge se ha ido de la pedanía de Casillas y, mientras se instruye la causa, se ha mudado a Aragón, donde trabaja en la hostelería. Según su defensa: «Todavía no ha prestado declaración porque se acogió a su derecho a no hacerlo. No tiene ningún tipo de antecedente y está viviendo una situación personal muy difícil; está muy arrepentido».