Los vertidos de aguas fecales sin tratar contaminan el fondo marino de la costa de Axarquía, en Málaga

El fondo marino de Nerja acumula 9 toneladas de toallitas por los vertidos sin depurar. Se investigan 16 políticos por este delito medioambiental, que genera un sobrecoste diario de 11.000 euros
El fondo marino de la costa de Nerja está contaminado por 9 toneladas de toallitas y otros residuos domésticos | Atlas

 

Una parte del fondo marino de la costa malagueña está cubierto por una manta de toallitas de bebé en vez de praderas de posidonia. A unos 700 metros del espacio natural marino de Maro- Cerro Gordo, en la costa de Nerja (Málaga), se esconde un vertedero de aguas fecales. Según informan al diario Sur los técnicos de un buque de investigación submarina, existen nada menos que nueve toneladas de toallitas a unos 50 metros de profundidad.

El grupo especial de delitos medioambientales de la Guardia Civil investiga este desastre ecológico a raíz que en 2017 Ecologistas en Acción de Andalucía denunció a las autoridades fiscales lo que está sucediendo bajo agua.

Entre la investigación de la policía y las observaciones y fotos de uno de los buques del Instituto Español de Oceanografía, que peinaron el fondo durante cinco días el verano pasado, se calcula que yace ahí tal cantidad de residuos domésticos y plásticos que han formado una costra de más de 20 cms de grosor alrededor de la tubería de donde sale el agua contaminada. Las impactantes imágenes no dejan indiferente a nadie, que estamos haciendo con nuestro territorio…

 

El Seprona sospechan de 16 cargos públicos autores del delito ambiental

Imagen de los residuos domésticos que salen de esta tubería bajo la costa del Sol | Twitter

 

Tanto el grupo especial SEPRONA de la Guardia Civil como la Fiscalía han condenado este hecho como un delito medioambiental y siguen investigando a partir de las denuncias acumuladas en las que se muestran evidencias de graves irregularidades en el abandono de residuos urbanos y domésticos al mar y en cauces públicos.

Ya se habría amonestado a determinados ayuntamientos porque depositaban las aguas sin una depuración previa «de forma continua, dolosa y haciendo caso omiso a las advertencias de la Administración». Es un atentado contra la naturaleza en el corazón de la Costa del Sol, que el año pasado recibió 12 millones de turistas.

Según publica el diario malagueño, ya hay imputados 16 cargos o excargos municipales, cinco en Coín y otros once en Nerja. El coste para limpiar las playas y el fondo marino se eleva a 11.000 euros diarios, que en primer lugar asume el Estado, pero, en caso de condena, será traspasado a los imputados.

Comentarios