ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Los temporales con olas gigantes son cada vez más extremos e imprevisibles

Un extenso estudio de la Universidad de Southampton revela que las temidas olas gigantes inesperadas se producen con menos frecuencia, pero cada vez son más extremas
Ha aumentado la frecuencia de avistamiento de olas de 30 metros en mares de fondo tranquilos durante el invierno | Wikipedia

 

El calentamiento global modifica el comportamiento de las borrascas y las hace más virulentas, pero con una presencia más irregular. Los temporales en los océanos son cada vez más extremos y los navegantes se enfrentan a olas más grandes e imprevisibles.

Un grupo de ingenieros y oceanógrafos de la Universidad de Southampton y del Centro Nacional de Oceanografía ha analizado en los últimos 20 años el comportamiento del océano a lo largo de la costa oeste de Estados Unidos y ha publicado ahora un estudio en la revista 'Scientific Reports' que alerta del mayor riesgo de las olas gigantes.

 

Olas gigantes menos frecuentes, pero más destructivas

Las olas se clasifican como gigantes cuando superan el doble de la altura del estado del mar promedio que las rodea. Desde la vaguada hasta el pico, las observaciones anteriores han colocado algunas de más de 30 metros de altura.

Los más feroces son capaces de dañar o hundir barcos, pueden herir o matar a miembros de la tripulación y, en ocasiones, han barrido a personas desde la costa hasta el mar. Hace relativamente poco una de estas olas impactó contra un crucero que iba al Caribe y hirió a varias personas.

Los investigadores de este estudio han analizado al mayor detalle hasta la fecha cómo se comportan estos fenómenos oceánicos raros, inesperados y peligrosos. Examinaron más de 20 años de datos, entre 1994 y 2016, de 15 boyas que proporcionan datos de superficie a lo largo del litoral occidental de Estados Unidos que se extiende desde Seattle en el norte, hasta San Diego en el sur.

La investigación señala que los casos de olas gigantes varían mucho, según el área del mar y el periodo de tiempo que se analiza. Así de media, el equipo halló que los casos de olas gigantes cayeron ligeramente, pero el tamaño ha aumentado. En otras palabras, este grave fenómeno será más irregular en el futuro, pero el daño que puede provocar su impacto será mayor.

 

Los peores temporales de mar serán cada vez más difíciles de predecir

Los científicos demostraron que las olas gigantes son más frecuentes y de mayor gravedad en los meses de invierno y, curiosamente, están ocurriendo con mayor frecuencia dentro de los mares de fondo más tranquilos.  

Alex Cattrel, uno de los autores del estudio, explica la finalidad de su trabajo: «la aparición de olas gigantes es difícil de predecir, pero simplemente entender cuándo y cómo ocurren estos eventos raros es extremadamente importante para los navegantes, tanto en términos de seguridad como de economía».