El primer gran temporal del año azota Galicia

Fuertes lluvias, vientos por encima de los 140 km/h y olas que llegan hasta los 4 metros sacuden el noroeste peninsular, con la suspensión de actividades pesqueras y al aire libre

El primer gran temporal del año en Galicia, tras el paso ayer de la borrasca Brendan, ha obligado a activar alertas en toda la comunidad autónoma. La Xunta acordó ampliar la alerta naranja vigente, de manera que afecta ya a las provincias de A Coruña y Pontevedra, al interior y A Mariña de Lugo y al noroeste de Ourense. En el resto de la región, el nivel de alerta es amarillo.

Según la AEMET, por la tarde se podrían superar de nuevo los 120 km/h. El intenso viento obligó esta mañana a la DGT a restringir el tráfico rodado en el Alto do Fiouco, en la autovía A-8, prohibiendo el paso de camiones, vehículos articulados y autobuses. Los mayores problemas fueron detectados entre los kilómetros 536 y 552, a la altura de Mondoñedo (Lugo).

Esta borrasca que azota Galicia lo hace trayendo bajo el brazo más lluvia y temporal marítimo, todo acompañado de rachas de viento de 140 km/h este jueves en Vimianzo, La Coruña. También sopla con fuerza en Cuntis (Pontevedra), con rachas de 116,6 km/h, en Viveiro (Lugo) con 114,5 km/h, en Cedeira (A Coruña) con 114,1 km/h o en Coristanco (A Coruña), con 112,5 km/h.

 

 

Lluvias abundantes y temporal marítimo

Por lo que respecta a la lluvia, continúa activada la alerta por temporal costero de nivel naranja en A Coruña y Pontevedra, donde se esperan precipitaciones acumuladas de hasta 90mm en 12 horas. De momento, los registros de Meteogalicia reflejan que en Zas se recogieron 67,6 l/m2, en Santa Comba 52,9, en Coristanco 43,3 y en Val do Dubra 42,2.

En el mar, las olas pueden superar los 4 metros de altura. De hecho, la mayor parte de la flota del litoral de ambas provincias permanece amarrada a puerto por la adversa climatología. También se están viendo afectadas las embarcaciones de zonas costeras de Lugo.

 

 

Actividades suspendidas

Debido a estos avisos de alerta naranja, la Xunta ha recomendado la suspensión de las actividades al aire libre, con el propósito de evitar cualquier tipo de riesgo en aquellos lugares donde esté activado el aviso. Precisamente por ello, y siguiendo esta línea, la Secretaría General de Deporte insta a la suspensión de las actividades deportivas al aire libre en las zonas afectadas, para preservar así la seguridad de los deportistas.

El Celta de Vigo se ha visto obligado a suspender su entrenamiento de esta mañana de jueves. El culpable no fue otro que las rachas de viento que han azotado A Madroa en las últimas horas. Además, la Xunta también ha especificado en su comunicado que las actividades en el exterior de centros educativos, así como las deportivas, quedarán suspendidas en A Coruña, Pontevedra y A Mariña.

La Dirección General de Tráfico también ha tomado la decisión de prohibir el paso de camiones y vehículos articulados por la Autovía del Cantábrico, en el Alto do Fiouco, a consecuencia de las fuertes rachas de viento que se dieron en este punto.

La A-8, por lo tanto, quedó cortada al tráfico de vehículos pesados esta mañana, a las ocho y media de la mañana, según ha informado la propia DGT. Se han habilitado las diferentes rutas alternativas para no entorpecer el tráfico en la zona.

También se aconseja desde la Xunta que se suspenda cualquier actividad de tipo marisqueras o pesqueras en aquellas zonas en las que se mantenga el aviso naranja por olas. Además, explican, esto se puede ampliar al especial cuidado con el acercamiento al mar, dada la peligrosidad del mismo en estas jornadas.