El punto más profundo en la tierra encontrado en la Antártida

El glaciar Denman esconde con toneladas de puro hielo el punto continental más profundo de la tierra, con un total de 3.500 metros de profundidad
El punto más profundo en la tierra se encuentra en el glaciar Denman | NASA

El cañón congelado que se encuentra debajo del glaciar Denman, se encuentra a unos 3.500 metros bajo el nivel del mar. Esto equivale a 3,5 km de profundidad y solo es superado este punto por los valles aún más profundos de los océanos.

El descubrimiento se ha ilustrado en un nuevo mapa del continente blanco que revela con un detalle sin precedentes, la forma exacta de la superficie antártica debajo del manto de hielo. Este nuevo descubrimiento ayudará a la comunidad científica a comprender mejor cómo el sur polar podría cambiar en el mundo.

A modo de comparación, anteriormente el punto más profundo sobre la superficie terrestre se creía que era el Mar Muerto, a solo 413 m por debajo del nivel del mar. El nuevo descubrimiento muestra una clara diferencia respecto este punto anterior. Pero respecto al punto más profundo del planeta es la Fosa de las Marianas en el Pacífico occidental, llegando a los 11 km de profundidad.

 

Un retrato preciso

El hallazgo permite reconocer crestas, antes desconocidas, que seguramente impidan la retirada de los glaciares en un mundo en calentamiento. Pero, por otro lado, se han encontrado terrenos llanos e inclinados que podrán acelerar el retiro de la masa glaciar.

«Este es sin duda el retrato más preciso hasta ahora de lo que se encuentra debajo de la capa de hielo de la Antártida», dijo Mathieu Morlighem, investigador de la Universidad de California, quien ha trabajado en el proyecto durante seis años y publicado ahora en la revista ‘Nature Geoscience’.

 

 

Una nueva solución al problema

Durante décadas, los instrumentos de radar han cruzado la Antártida, enviando pulsos de microondas para mirar a través del hielo y rastrear la topografía de la roca subyacente. Pero todavía hay vastas áreas para las cuales hay poca o ninguna información.

La solución de Morglighem ha sido utilizar algo de física y conservación de masas para tapar estos agujeros. Por ejemplo, si se sabe cuánto hielo está entrando en un valle angosto qué tan rápido se está moviendo, el volumen de ese hielo se pude calcular, dando una idea de la profundidad y aspereza del fondo oculto del valle.