TEMPORAL EN DIRECTO

❄️⛔️ ALERTA CARRETERAS: La A-6, cortada por la nieve

Esta primavera la alergia llegará a más gente a causa de la alta concentración de polen en el ambiente

El diagnóstico de un estudio del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la UAB predice que en 2050 la mitad de la población será alérgica a algún tipo de polen
El viento levanta nubes de polen en el sureste peninsular | Julia María Rodriguez

 

Las condiciones primaverales han llegado al país casi un mes antes y como llovió tanto en otoño, esto se ha notado en que las plantas y los árboles han iniciado su ciclo de polinización mucho antes de lo que es común. Sin embargo, está constatado que el calentamiento global ha avanzado el comportamiento biológico de las especies vegetales, por ejemplo, la polinización del olivo se adelanta 10-15 días con respecto a lo que pasaba hace 20 años.

Por otro lado, la contaminación de las ciudades agrava la alergia al polen y provoca que nueva gente se vea afectada por ello. Según un experto del comité de Aerobiología de Sociedad Española de Alergología, los cipreses y sus variantes afectaban a un 5% de la población hace unos pocos años en zonas urbanas, mientras que ahora afectan al 40% de la población porque la polución aumenta la agresividad del polen.

Desde Cataluña, los investigadores del ICTA de la Universidad Autónoma de Barcelona, que analizan la evolución de la polinización de las plantas y árboles con una amplia red de observatorios aerobiológicos, advierten que esta primavera hay las condiciones suficientes para la aparición de nuevas personas alérgicas. Prevén varios picos altos de concentración de polen en el ambiente que respiramos, que pueden ser decisivos para que las personas no alérgicas pasen a serlo.

 

Una gran variedad de polen vuela en nuestro aire, pero nos debemos preocupar por dos especies

Según la responsable del estudio de esta red de sensores de polen, Jordina Belmonte, los pólenes más habituales en estas fechas son las cupresáceas, como el cedro y el ciprés entre otros tipos de coníferas, con un 23% de presencia en el territorio, el plátano de sombra (10%), la parietaria (6%), la olivera (5%) y las gramíneas (4%), aunque cada una presentan una ‘agresividad’ diferente.

En este sentido, ha puesto como ejemplo el plátano de sombra que pese a tener una presencia del 10%, la afectación llega a un 45% de la población y en el caso de la olivera asciende hasta un 40%. Por otro lado, con el invierno suave que hemos vivido, la alergia estacional típica de los primeros meses cálidos puede pasar a ser perenne, porque ha empezado la temporada bastante fuerte con el ciprés en febrero y podría alargarse hasta finales o pasado el verano, por el polen de las amarantáceas.

Según datos de la SEAIC, esta semana los mayores niveles ambientales de polen son por especies cupresáceas en las comunidades costeras y las interiores del oeste, por el plátano en el litoral mediterráneo y en Madrid, las gramíneas empiezan a tener niveles medios en puntos del Levante y en el centro de España, y las urticáceas están polinizando mucho en el tercio este. Para información más detallada, consulte las predicciones y recomendaciones de SEAIC.

La elevada concentración de polen y la mayor contaminación ambiental, contagiará la alergia a personas que no padecían | Pixabay

 

¿Disminuirá la afectación del polen o se agravará las próximas semanas?

Belmonte ha dicho que un cambio, como que hubiera lluvias durante el día que arrastraran el polen al suelo, así como que subieran las temperaturas por encima de lo esperado, aceleraría la polinización de las plantas y la población no sufrirá de alergia tanto tiempo. Los modelos meteorológicos no indican lluvias suficientes lo que queda de marzo y abril estará en la media climática, aunque las temperaturas serán más cálidas de lo normal.

La investigadora del Icta-UAB también ha explicado los cambios que está provocando el cambio climático, por ejemplo, que haya una mayor concentración atmosférica de polen de árboles y un descenso del de plantas. Los investigadores calculan que la mitad de la población en 2050 será alérgica y han alertado que actualmente crece el número de personas que presentan síntomas a más de un polen, por lo que se hace difícil un diagnóstico completo.

Comentarios