Presentan una bolsa soluble en agua que podría sustituir a las de plástico

Esta nueva bolsa similar a la convencional de plástico, pero que se disuelve en agua caliente, fue presentada en Alemania por un grupo de chilenos

Una de las tantas bolsas de plástico que hay en los océanos
El plástico es un material con un ciclo de reciclaje muy lento y contaminante | El plástico es un material con un ciclo de reciclaje muy lento y contaminante

La crisis climática aumenta y junto con ello, también la preocupación por reducir todos aquellos materiales que solo son de un solo uso como los plásticos. Así pues, un grupo de chilenos ha promovido esta innovación de un material similar al plástico en cuanto a su ductilidad, pero con la diferencia que se disuelve en agua caliente.

Estos últimos años ya estamos viendo muchos inventos de bolsas biodegradables o incluso fabricadas de papel o cartón. La carrera por conseguir una bolsa práctica y que cumpla las expectativas de las de plástico, tiene una gran competencia.

¿'Solubag', será la solución definitiva?

El inventor chileno de esta nueva bolsa, Roberto Astete, se encuentra en Alemania promocionando la 'Solubag', con la que espera reducir al mínimo la contaminación que produce tanto la fabricación como el proceso de reciclaje de las bolsas de plástico tradicionales. Estas bolsas son reutilizables y requieren menos energía para su fabricación junto con menos contaminantes que el plástico, por la facilidad con la que son recicladas. Sumergiendo una de estas bolsas en agua de al menos 85ºC, esta se disolverá y dejará el agua limpia de sustancias químicas.

«Es un material que no contamina», explicó a Efe, en un encuentro realizado en la embajada de Chile de la capital alemana. «Con él damos la posibilidad a la gente de ser un agente activo en descontaminar el planeta. No hay nada de plástico en la bolsa y el agua se puede usar por ejemplo para regar las plantas», aclaró Astete.

«La mayoría son una promesa», recalcó. «Te dicen que en cierto tiempo el material va a desaparecer sin contaminar. En nuestro caso lo puedes hacer tú en tu casa, no tienes que esperar a que terceros lo reciclen. El usuario es el encargado de cerrar el círculo». Así, explicó, se disminuye también la huella de carbono posterior al uso.

En 2020 se producirá un 900% más de plástico que en 1980 según Greenpeace, y que son 500 mil millones las bolsas de este material fabricadas cada año. Hay que reducir esta cantidad como sea y es por ello que diferentes gobiernos mundiales ya han empezado a penalizar los plásticos. 

En el caso de Chile, ya están prohibidas desde 2018 en los comercios. En la Unión Europea, no será hasta 2021 cuando entrará en vigor esta prohibición y también afectará a la cubertería y pajitas, a parte de las bolsas convencionales.


Comentarios

envía el comentario