Numerosos temblores sacuden la Antártida durante la noche

Un estudio reciente de la Universidad de Chicago divulga esta anomalía sísmica que tendría el origen en los periodos de fuerte helada, durante la madrugada
Descubren cientos de pequeños temblores que suceden por la noche en una zona helada de la Antártida | Pixabay

 

Una inquietante anomalía sísmica se produce en la Antártida, porque solo tiene lugar por la noche en una gran extensión de hielo en la plataforma de Ross. Los registros han sido publicados en un artículo científico del portal Science Alert.

Los numerosos temblores que se experimentan en el esta zona del continente antártico ocurren después de la puesta de sol, en periodos de oscuridad de entre 6 y 12 horas de duración, y fueron observados mediante dos sismógrafos que colocó el glaciólogo Douglas MacAyeal en la zona, separados por 20 km de distancia.

El investigador de la Universidad de Chicago que puso los sismógrafos durante 60 días del verano austral, explica en una entrevista que en esta área «registramos decenas, cientos y hasta miles de temblores por noche».

La situación de los sismógrafos tiene relación con el entorno, en uno lo llamaron ‘estación húmeda’ porque los científicos observaron pequeños estanques o charcos de agua que se producían en las horas centrales del día, cuando el sol conseguía derretir la nieve. El otro punto fue nombrado ‘estación seca’ porque, al contrario, se formaba menos agua por la misma causa.

 

Temblores en los dos sismógrafos, pero con causas diferentes

Según relatan los investigadores, mientras la actividad sísmica de la estación húmeda tiene un origen natural con cientos de sismos de menos de un segundo cada uno, las vibraciones en la estación seca tenían un claro origen humano, causadas, probablemente, por los vehículos utilizados por los propios científicos.

La conclusión a que llegaron los investigadores norteamericanos es que los movimientos percibidos están provocados por factores hidrológicos superficiales. Dicho de otra forma, los temblores probablemente están causados por el ciclo de derretimiento y helada.

Un científico colocando un sismógrafo en la plataforma de McMurdo | Universidad de Chicago

 

La helada transmite energía al entorno que es captado por el sismógrafo

MacAyeal explica el porqué de la anomalía sísmica nocturna en esta zona de la Antártida: «En estos estanques, a menudo hay una capa de hielo encima del agua derretida debajo, como se ve en un lago que solo está congelado en la parte superior. A medida que la temperatura se enfría por la noche, el hielo en la parte superior se contrae, y el agua que se encuentra debajo se expande a medida que se congela. Esto deforma la tapa superior, hasta que finalmente se rompe con un chasquido».

La energía vibra hacia el entorno, donde es registrada por sismómetros. Los investigadores esperan que esta teoría sobre los 'temblores nocturnos' pueda ayudar, en el futuro, a monitorear el derretimiento de glaciares de manera remota.

Comentarios