Muere una ballena de 16 metros en Asturias tras quedar atrapada entre las rocas

La ballena está en un lugar de difícil acceso y sería importante sacarla de ahí, dado que la marea podría devolverla al mar, con el riesgo que supondría para la navegación

Ballena en Cala Figo
Imagen de la ballena atascada en la Cala Figo, Asturias | Luis Lara

Un ejemplar de Rorcual Común, de unos 16 metros de longitud, ha muerto este miércoles tras quedar varado en la cala del Figo, ubicada en el concejo de Tapia de Casariego, en la costa occidental asturiana.

El animal, de gran volumen y un peso de 20 toneladas, fue localizado por un pescador que dio aviso a la Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas (Cepesma), que comprobó la presencia de la ballena junto a las rocas y que trasladó la información al Servicio de Emergencias (SEPA).

Imagen de la ballena atascada en la Cala Figo, Asturias
La ballena atascada con 20 toneladas de peso | Luis Lara

 

Según ha señalado el presidente de Cepesma, Luis Laria, el animal permaneció durante más de una hora golpeando las rocas hasta que falleció en la zona donde quedó varado. Laria ha advertido que la ballena está en un lugar de difícil acceso y que sería importante sacarla de ahí, dado que la marea podría devolverla al mar, con el riesgo que supondría para la navegación.

Un ejemplar único

Se trata de una especie común en las aguas del Cantábrico, aunque en el caso de este ejemplar, presentaba unos patrones de coloración poco habituales, y no había precedentes de una ballena de este tipo varada en la costa asturiana desde hace 25 años.

Imagen de la ballena atascada en la Cala Figo, Asturias
Bañistas observando el ejemplar | Luis Lara

 

Luis Laria considera que sería interesante hacerle una necropsia a la ballena para comprobar qué le había pasado, dado que, para su tamaño, no tiene el peso adecuado. Considera, además, importante la recuperación del esqueleto, y en este sentido ya ha trasladado al Ayuntamiento de Valdés y al Principado de Asturias su disposición para hacerse cargo y así reemplazar al que tenían en el museo y exponerlo cuando se lleve a cabo su reapertura.

Un rescate complicado

Los técnicos del Gobierno asturiano decidieron que la mejor forma de trasladar la ballena era por mar y hacia el puerto de Navia, a unos veinte kilómetros de distancia del lugar. A partir de las 16.00 horas de este viernes comenzaron la operación y sujetaron el enorme cuerpo del animal a un barco que terminaría arrastrándolo hasta el puerto de Navia.

El cetáceo llegó a tierra remolcado por el Salvamar Capella. No obstante, la operación se ha complicado cuando la cola por la que estaba amarrada para ser izada se ha partido y el resto del cadáver ha vuelto a caer al agua, lo que ha hecho necesario recurrir a otra grúa para intentar sacarlo del agua.

Posteriormente estaba previsto cargar la ballena en un camión de transporte especial para ser trasladada al lugar donde se le realizará la necropsia y se procederá a eliminar sus restos.

Imagen del traslado del cadáver de la ballena
Imagen del traslado del cadáver de la ballena | EFE

 

Este traslado se ha llevado a cabo esta domingo a primera hora, tras constatar que el peso del animal era de 47 toneladas en lugar de las 20 en que se estimó inicialmente lo que requiere disponer de otro vehículo con mayor potencia.


Comentarios

envía el comentario