ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Los huracanes son cada vez más poderosos por la influencia del hombre

Existen pruebas que confirmarían la relación del calentamiento de origen humano con la formación en cada temporada de ciclones tropicales más fuertes
Las actividades humanas agravan la fuerza de los huracanes | Archivo

 

Las temperaturas anormalmente elevadas del Atlántico tropical en comparación al resto del océano pudo ser clave en la temporada sorprendentemente dura de huracanes que se vivió en el Caribe durante 2017.

Un estudio publicado recientemente en Science propone que la zona norte del Atlántico también sufre un calentamiento excesivo, que va paralelo al incremento de las concentraciones de gases de efecto invernadero y al descenso de la contaminación por aerosoles, y el conjunto probablemente ayudaría en aumentar el numero de huracanes importantes en las próximas temporadas.

 

Una verdad incómoda

La investigación aporta muchos datos y ejemplos que dan cuerpo a la hipótesis en el cual las actividades humanas condicionan mucho la gravedad de la destrucción de los huracanes.

La temporada pasada de huracanes del Atlántico Norte fue de las más activas que se recuerde, con un total de seis tormentas importantes, dos puntos por encima de la cifra normal en el año. Quizás recuerden las consecuencias de los huracanes Harvey, Irma y María, fueron tres de estos fenómenos tan destructivos que recorrieron la costa del Golfo y el Caribe.

Los investigadores comprobaron la tendencia de la temperatura en la superficie del mar en los últimos años, las anomalías y la circulación del agua de mar, para prever la probabilidad de una fuerte temporada de huracanes en el futuro.

Mediante modelos de simulación de alta resolución, el Laboratorio de Geofísica de Fluidos Dinámicos de la Universidad de Princeton, en Estados Unidos, descubrió que el fenómeno de la Niña en 2017 no fue tan influyente en la temporada de ciclones en el Atlántico como se creía.

La Niña es una anomalía climática del enfriamiento del agua en el Pacífico ecuatorial que se repite periódicamente y a veces está relacionado con la actividad destructiva de los huracanes. En el caso este año pasado, parece que la temperatura tan elevada de la superficie del mar ha causado un mayor nombre de tormentas tropicales.

La temporada 2017 de huracanes en el Caribe fue más intensa de lo normal | NOAA

 

Más feroces por causas humanas

De este modo, se llega a la conclusión que con un clima más cálido provocado por el hombre, se incrementa la densidad de huracanes en el Caribe y en la costa norteamericana por temporada.

Si nos trasladamos al Mediterráneo, esta relación también funcionaria y supone que las gotas frías de otoño terminarán, en más frecuencia, en temporales de lluvia y mar muy problemáticos. Recuerden los efectos del excepcional Medicane que se formó enfrente las costas griegas.

Los padres de este estudio sugieren que se necesita un mayor detalle local de los modelos de simulación para «conocer el impacto de las actividades específicas hechas por el hombre en las frecuencias de los huracanes».