Contaminación plásticos: un gusano come-plásticos podría ser la solución

Un gusano podría ayudar a la gran problemática de los desechos plásticos que llegan a todas partes del mundo y acaban contaminando todo el planeta
Los gusanos de la harina pueden devorar el plástico, incluso los tóxicos, sin que les repercuta en la salud | Twitter

Un gusano devorador de plástico podría ser la solución a la contaminación de este material. Los científicos han descubierto que los gusanos de la harina pueden comer varios tipos de plástico, incluso los que son tóxicos, y transformarlos en materia biodegradable sin que les repercuta en la salud.

Cada año se producen alrededor de unos 300 millones de toneladas de plástico a nivel mundial, siendo este en su mayoría resistente a la degradación y contaminando cada rincón del planeta. Pero ahora, un estudio publicado en Environmental Science & Technology, han hallado que hace el gusano de la harina (Tenebrio molitor) tras comerse estos plásticos.

El estudio se basaba en observar que le ocurría al gusano tras la ingesta de plásticos tóxicos, como el poliestireno, que contiene un aditivo químico muy tóxico, el HBCD. Algunos de estos peligrosos plásticos pueden llegar a causar importantes impactos en la salud y el medio ambiente, como la alteración endocrina hasta la neurotoxicidad. Es por eso que la Unión Europea planea prohibir su uso.

 

¡Súper gusano!

Tras analizar lo que excretaron los gusanos, los científicos hallaron que aproximadamente excretaron la mitad de poliestireno que consumieron. Fueron pequeños fragmentos parcialmente degradados y la otra mitad lo expulsaron como dióxido de carbono. En total, expulsaron alrededor del 90% de esta sustancia tóxica en tan solo 24 horas y el 100% después de 48 horas.

Según los autores del estudio, el plástico en las tripas de los gusanos de la harina probablemente jugó un papel importante en la concentración y eliminación del HBCD, ya que los gusanos eran totalmente sanos al igual que aquellos que comían una dieta normal.

A pesar de que este descubrimiento es un paso adelante para afrontar la crisis del plástico, los investigadores advierten que la única respuesta efectiva pasa solo por materiales biodegradables que sustituyan definitivamente el plástico.