Crean la guía espectral para saber si hay vida en el espacio

El uso de una plantilla en forma de modelos espectrales servirá para saber si dos planetas cercanos dentro la zona habitable contienen vida

Esta nueva plantilla servirá para saber cómo encontrar vida en los exoplanetas, si es que existe
Esta nueva plantilla servirá para saber cómo encontrar vida en los exoplanetas, si es que existe | PixaBay

Una guía de campo espectral creada por el estudiante de astronomía Zifan Lin servirá a los científicos, con la ayuda de potentes telescopios, para saber, de manera más fácil, si hay evidencias de vida en uno de los exoplanetas que se encuentran en la zona habitable.

De todos estos exoplanetas, se centrarán en dos que son los mejores candidatos para albergar vida. Uno es Proxima b, en la zona habitable de nuestro vecino más cercano, Proxima Centuari; y el otro Trappist-1e, uno de los tres posibles candidatos a exoplanetas similares a la Tierra en el sistema Trappist-1.

«Para investigar si hay signos de vida en otros mundos, es muy importante comprender los signos de vida que se muestran en la huella de la luz de un planeta», comenta Lin. «La vida en los exoplanetas puede producir una combinación característica de moléculas en su atmósfera, y esas se convierten en signos reveladores en los espectros de tales planetas».

«En el futuro cercano veremos la atmósfera de estos mundos con nuevos y sofisticados telescopios terrestres, lo que nos permitirá explorar el clima del exoplaneta y podría detectar su biota», añade Lin.

La ‘chuleta’ de los científicos

A lo largo de la Vía Láctea, los astrónomos han descubierto más de 4.000 exoplanetas, algunos de ellos en la zona habitable de sus propios soles, unas áreas que proporciona condiciones adecuadas para la vida.

Para explorar la atmósfera de estos lugares, los científicos necesitan grandes telescopios que permitan discernir agua, metano y oxígeno tanto para Proxima b como para Trappist-1e. Estos potentes telescopios aún no están operativos, pero ya se están construyendo como el Telescopio Extremadamente Grande (ELT) que se instalará en el desierto de Atacama, en Chile y que empezará a funcionar en 2025.

«Suponiendo que estos mundos podrían ser como una Tierra joven o moderna, con atmósferas similares o erosionadas, se ha generado una base de datos de huellas claras para estos mundos, una guía para permitir a los observadores aprender cómo encontrar signos de vida, si están allí», afirma Zifan Lin. «Estamos proporcionando una plantilla sobre cómo encontrar vida en estos mundos, si es que existe».


Comentarios

envía el comentario