Los glaciares de los Pirineos y los Alpes perderán un 80% de su masa esta década

El calentamiento global está acelerando el proceso de derretimiento y, aunque se redujeran las emisiones, la pérdida de hielo seguiría aumentando

Imagen de los Alpes
Imagen de los Alpes | PixaBay

El calentamiento global está arrasando en algunos sitios del planeta, llevando a cabo un drástico cambio que en pocos años será totalmente dramático. Este es el caso de los glaciares en todo el planeta, que cada vez se están derritiendo más rápidamente. Pero en concreto, los glaciares en Europa podrían llegar a perder el 80%de su masa en esta década.  

Las últimas proyecciones prevén que, para finales de siglo, los principales glaciares mundiales habrán perdido entre el 35 y 40% de su volumen actual, llegando hasta un 80% en los casos donde hay menos nieve, como es el caso de los Pirineos y Alpes europeos.

El informe, ‘On thin ice: cómo reducir la contaminación puede ralentizar el calentamiento y salvar vidas’, ha sido presentado por la Iniciativa Internacional sobre el Clima de la Criosfera (ICCI), detalla los impactos del cambio climático en las regiones de la criosfera en todo el mundo: el ártico, la Antártida, el Himalaya, los Andes y África Oriental.

«Los glaciares tienen una importancia global, ya que son los principales contribuidores al aumento del nivel del mar», asegura la investigadora de la Universidad de Alaska (EE.UU.), Regine Hock, y añade que «incluso la gente que nunca ha visto un glaciar se verá afectada por el deshielo».

Sin buenas expectativas de futuro

Los glaciares están perdiendo masa en todo el mundo, y «continuarán haciéndolo incluso si detenemos ahora mismo las emisiones, porque la criosfera responde lentamente a los fenómenos que le afectan», por lo que, incluso si se detuviese el cambio climático, «seguiránperdiendo masa durante décadas», describe Hock.

Sin embargo, la cantidad de gases de efecto invernadero que emitimos sí que puede marcar la diferencia, «ya que cuanto mayor sea el escenario de emisiones, mayor será la pérdida de masa», anuncia Hock.

Por otra parte, el informe también muestra que «algunas acciones para reducir la contaminación beneficiarían a diferentes regiones de la criosfera: abordar las estufas de leña, la quema en campo abierto o de bosques y el diésel beneficiarán al Ártico, mientras que las estufas de carbón tendrían un mayor impacto en el Himalaya».

El deshielo de la criosfera supone «un aumento del nivel del mar de 0.8 milímetros cada año», explica la científica, lo que «afecta de manera directa a las personas que viven en las zonas próximas a los glaciares».


Comentarios

envía el comentario