Síguenos

Las mejores fotos de meteo en Instagram

Aumentan a 16 los muertos por la repentina erupción del volcán en Nueva Zelanda

La policía ha confirmado 8 fallecidos y 8 personas más siguen desaparecidas con nulas posibilidades de supervivencia. Además, la cifra de víctimas podría aumentar ya que hay una veintena de heridos, la mayoría en condiciones graves.
La erupción ha sucedido sin previo aviso y al menos ha muerto un visitante | Archivo

Al menos 8 personas han​ muerto y 8 más siguen desaparecidas, con nulas posibilidades de supervivencia, después de la virulenta erupción del volcán Whakaari, en el noreste de Nueva Zelanda, este pasado lunes. Las dos últimas víctimas mortales son dos hermanos australianos, de 13 y 16 años.

En el momento de la erupción, había en la isla 47 personas, de las cuales la mitad eran de nacionalidad australiana. Una veintena de heridos siguen en el hospital por quemaduras, la mayoría de ellos con condiciones graves con más del 90% del cuerpo con quemaduras. 

La Policía ha admitido en un comunicado que la identificación de las víctimas será compleja, habida cuenta del estado en el que se encuentran algunos cuerpos. De momento, los equipos de rescate no han podido acceder a la isla, cubierta por una nube gris.

Además, la agencia geológica de Nueva Zelanda ha advertido de que hay un 50% de probabilidades de que se produzca una segunda explosión volcánica. Por su parte, GeoNet señaló que «anoche, el movimiento volcánico aumentó a niveles muy altos», en un comunicado publicado esta mañana en referencia a la actividad del Whakaari, cuyo nivel de alerta continúa fijado en 2 en una escala de 5.

 

 

 

 

Una mujer en un bote toma una foto del volcán de White Island momentos después de su erupción | Twitter/ Michael Schade

 

Investigación

Esta explosión volcánica tiene lugar tras la publicación de una ligera alerta de erupción porque los expertos de la Agencia de Seguridad del país sospechaban que el volcán entraba en un periodo de reactivación del riesgo volcánico, aunque estimó que el nivel actual no representaba peligro directo para los visitantes.

Las autoridades neozelandesas han abierto una investigación criminal para saber si la desgracia podía haberse evitado. La investigación se centrará en las compañías de turismo que llevaron a las personas a la isla.

Según el inspector de la policía nacional, John Tims, «todavía es temprano, por lo que tendremos que analizar las pruebas, hablar con las personas y llevar a cabo la investigación». Además, se realizará una inspección laboral, de condiciones de seguridad, realizada por el ente público de trabajo en Nueva Zelanda.