ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Encontrados en un puerto del País Vasco varias bolsas con restos de delfines

La Ertzaintza, la policía autonómica vasca, ha iniciado una investigación para aclarecer de donde provienen y quien realizó el delito ambiental, ya que cualquier especie de cetáceo está protegida
Imagen de las bolsas con las lonchas de carne, supuestamente, de delfín | UVR de la Ertzaintza

 

La Unidad de Delitos Ecológicos de la policía autonómica vasca ha abierto una investigación tras rescatar de las aguas del puerto de Bermeo, en Vizcaya, varias bolsas con trozos de un animal acuático, casi con toda probabilidad, delfines.

Según fuentes del Departamento de Seguridad a la agencia Europa Press, durante la tarde de ayer miércoles, dos inspectoras del Servicio de Pesca Marítima del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) del Gobierno Central, realizaron una inspección a un barco pesquero que acababa de atracar en el puerto.

La embarcación sólo tenía autorización para la pesca de verdel o congrio, pero en el transcurso de la inspección las técnicas del MAPA localizaron en las bodegas de la embarcación varias bolsas que contenían trozos de carne de delfín, especie de fauna protegida cuya pesca es ilegal. La tripulación del barco, al verse descubierta, lanzó las bolsas al mar, por lo que las inspectoras solicitaron la colaboración de la Ertzaintza para tratar de recuperarlas.

Vista de Bermeo, Vizcaya, y su puerto | Archivo

 

Los buzos de la policía recuperaron tres bolsas con carne de cetáceo

Ante esta situación, se desplazaron al lugar efectivos de buceo, junto a miembros de la Unidad de Delitos Ecológicos de la Ertzaintza. Los buzos hallaron y extrajeron las bolsas con alguna dificultad a causa de la poca visibilidad del agua, y contenían numerosos trozos de carne cuya apariencia, según las inspectoras del MAPA, era plenamente compatible con delfín.

Como se trata de un animal protegido y su caza es ilegal, la policía especializada en delitos ambientales ha decidido abrir una diligencia por un presunto delito contra fauna protegida. Los restos de los delfines han sido trasladados a la sede central de la Ertzaintza, donde la unidad de Policía Científica procederá a analizar las evidencias y verificar si, tal como parece, se trata de trozos de delfines descuartizados, quizás para uso comercial.