Desalojan 6.500 personas en un pueblo de Inglaterra por el riesgo de derrumbe de una presa

Las lluvias abundantes de los últimos días amenazan de colapsar la presa del pantano de Toddbrook, sobre la localidad de Whaley Bridge, que presenta daños graves en un lateral
Una presa de un pantano al noroeste de Inglaterra tiene daños graves tras muchas lluvias | Twitter

 

El temporal de lluvias que ha afectado el norte de Inglaterra pone en riesgo la estructura de la presa de un pantano cerca de la ciudad de Manchester. Esta semana han aparecido unas preocupantes grietas y hasta una parte del hormigón de la presa se ha roto, que yace sobre el pueblo de Whaley Bridge.

La policía británica ordenó el jueves la evacuación de los 6.500 habitantes del lugar por temor que la presa dañada pudiera abrirse e inundar el pueblo. La policía de Derbyshire alertó a los residentes de Whaley Bridge de que debían abandonar sus hogares inmediatamente debido a la «amenaza significativa para la vida».

 

El temporal de lluvias afecta la seguridad de un pantano muy viejo

Al parecer, un muro de la presa en el embalse de Toddbrook del siglo XIX sobre la ciudad había sido dañada por días de fuertes lluvias. Los oficiales de policía fueron de puerta en puerta en Whaley Bridge indicándole a la gente que se fuera y se dirigiera a una escuela a unos pocos kilómetros de distancia.

La policía aconsejó a los residentes que estaban fuera de la zona que se quedaran con familiares o amigos en poblaciones fuera del alcance del riesgo. «Se trata de una situación de emergencia sin precedentes y de rápido movimiento», aseveró la Policía Local a través de su cuenta oficial de Twitter. Las imágenes que corren por las redes sociales impresionan y dan una buena muestra de la gravedad de la situación.

 

 

 

 

 

 

Al borde de una catástrofe

Este suceso se presenta tras días de fuertes lluvias que vinieron después de la ola de calor de la semana pasada. Muchas zonas del Reino Unido han sufrido cortes de carreteras y líneas de trenes por las inundaciones repentinas. Anna Aspinall, residente del Puente de Whaley, explicaba a la prensa local que los ingenieros habían informado a los residentes de que un trozo de la presa «se encuentra bajo alto riesgo de fallo».

Para evitar consecuencias más graves, los cuerpos de seguridad trabajan duro para proteger la pared de la presa, rellenando con sacos de arena las grietas que han aparecido. Los habitantes del pueblo no saben cuando van a poder volver a sus casas y temen un caos absoluto si la presa falla.