Declarada la guerra a la basura espacial

Un robot barrendero será el encargado de retirar la los restos del satélite dejado por el cohete Vega en 2013. En un futuro, la idea es construir un limpiador espacial con alto nivel de autonomía

Según datos de la NASA, hay medio millón de piezas de basura dejadas por lanzamientos en el espacio
Según datos de la NASA, hay medio millón de piezas de basura dejadas por lanzamientos en el espacio | RTVE

La Agencia Espacial Europea ha firmado un contrato con la empresa suiza ClearSpace para efectuar tareas de limpieza de basura orbital. Esta empresa desarrollará y lanzará en 2025 una misión denominada ClearSpace-1 para capturar y retirar de la órbita el sistema Vespa para la separación de satélites dejado por el cohete Vega en 2013.

ClearSpace liderará un consorcio de empresas europeas en la construcción de un aparato espacial de cuatro brazos robóticos destinado a capturar fragmentos de basura y llevarlos a la atmosfera terrestre, donde se quemarán durante su entrada.

La ESA estima que los costes de la misión alcanzarán los 117 millones de euros, según afirmó la portavoz de la ESA, Erika Verbelen. El desarrollo de la nave y costos de lanzamiento serán financiadas por la agencia europea.

Primeras pruebas del recolector de basura

La ESA y ClearSpace planean lanzar la nave hasta una órbita de 500 km de altitud donde el aparato se someterá a pruebas. Una vez aprobados los test, se elevará hasta la órbita de Vespa, situada a una altitud de entre 800 y 660 km, donde el objeto de 100 kg de masa será capturado antes de ser transportado a la atmósfera.

Tanto Vespa como el mismo aparato de ClearSpace se quemarán al final de esta primera misión, si bien los dispositivos que se lancen con posterioridad podrán sacar de órbita objetos de basura sin necesidad de destruirse a sí mismos. El objetivo final es construir un limpiador espacial con «alto nivel de autonomía», según ClearSpace.

Un espacio saturado de basura

Según datos de la NASA, medio millón de piezas de basura dejadas por lanzamientos espaciales orbitan la Tierra a grandes velocidades, lo que supone una amenaza para las misiones actuales debido al riesgo de colisión.

«Imagínense lo peligroso que sería navegar los mares si todos los buques perdidos en la historia se hubieran mantenido a flote. Esta es la situación actual en la órbita que no se puede permitir que continúe», explicó el director general de la ESA, Jan Wörner.

«Hoy en día tenemos casi 2.000 satélites operacionales y más de 3.000 fallidos en el espacio. Y en los años venideros la cantidad de satélites se incrementará. Crear una red de colectores de basura, por lo tanto, será un desafío esencial para esta nueva era de lanzamientos espaciales», argumentó Luc Piguert, CEO de ClearSpace.


Comentarios

envía el comentario